Entrevistas

RUINAS (ESP)

Entrevista con Rober

AUTOR: Jesús Muñoz Caballero
Amantes del mejor Death Grind, si no conocéis aún a RUINAS mal vais. Su L.P debut “Ikonoklasta”, salió el pasado 20 de marzo de 2020 gracias a Spikerot Records, y os puedo asegurar que es toda una patada en la cara. Nuestro sufrido redactor Jesús Muñoz Caballero, una vez se recuperó de semejante embiste sónico, decidió ponerse en contacto con los gallegos. El resultado del encuentro lo tenéis aquí mismo en forma de entrevista.

Madre del amor hermoso, antes de nada, enhorabuena. Habéis creado un discazo increíble. Ahora bien, ¿Qué os parece si vamos con la rueda de preguntas?
Muchas gracias por tus palabras Jesús, siempre es un placer saber que es del agrado del equipo de Necromance. Adelante, dispara.

En primer lugar, y para aquellos que no os conozcan, ¿Cómo y cuándo se formó la banda?
Ruinas nació hacia finales de 2018, cuando le comenté a Ángel la idea de montar juntos algo de este palo, muy directo, visceral y sin filtros. Le llevé algunos temas que tenía y otros riffs sueltos y fuimos maqueando los primeros temas de la banda. Ambos nos conocíamos ya de tocar juntos en una banda local de heavy doom-rock con la que quedamos muy de vez en cuando para jammear. Igualmente, Ángel nos había echado una mano en Ovakner para cubrir una fecha en Madrid ese mismo año en la que nuestro batera de entonces no pudo tocar. Así que se puede decir que nos conocemos y compenetramos de sobras en estos quehaceres. Era lógico que acabáramos montando algo juntos.

¿Qué nos podéis contar sobre las sesiones de grabación de vuestro primer Elepé?
“Ikonoklasta” fue registrado en los The Ocean Studios de Brais Landeira en nuestra ciudad, Ferrol, a principios de 2019. Fue grabado en apenas unas pocas horas repartidas en distintos días. La verdad es que no hay mucho que contar del proceso de grabación, todo fue muy “llegar, ver y destruir”. La base fue toda grabada en directo, añadiendo a posteriori otras guitarras, bajo y voz, y dejando para lo último arreglos y demás retoques finales como es lógico. En general todo muy rápido y sin florituras. La verdad es que con Brais nos sentimos como en casa, todo genial, comodísimo y de lujo. Por eso seguimos currando con él. Un par de meses después lo mandamos a masterizar a Scott Hull y con eso ya quedó todo fusilado.

¿Cuál es vuestro método compositivo?
El clásico, nada nuevo bajo el sol. Generalmente le llevo yo a Ángel un porrón de riffs o temas ya estructurados y poco a poco les vamos dando forma juntos en el local de ensayo. Otras veces los temas nacen de la propia batería, con algún ritmo, tresillo o alguna contra extraña que te acaba abriendo el espectro para hacer un tema más enrevesado o más retorcido. No sé, cada tema en Ruinas ha de tener personalidad propia y ser diferente al resto, siempre dentro de una homogeneidad lógica claro. Al fin y al cabo ese debería ser siempre el objetivo, no? Como un tema se parezca mucho a otro, date por jodido. Ahí es cuando la creatividad se empieza a ver comprometida.

¿Quién ha sido el encargado de realizar el artwork?
Todo el artwork fotográfico fue obra de mi buen amigo Álvaro, de la banda Marthyrium. El diseño y layout fue cosa de César Valladares.

En líneas generales, ¿habéis quedado completamente satisfechos con el resultado final?
Sí, por supuesto. Siempre hay cosas mejorables, cosas que cambiarías, errores o detalles de los que a veces solo uno mismo se da cuenta a posteriori, pero también creo que son elementos imprescindibles para que un disco tenga alma. Todo lo demasiado artificial mata cualquier espíritu o feeling, y es siempre un absoluto sinsentido. Somo humanos y no máquinas joder! La excelsa perfección no debería tener cabida nunca aquí, no al menos en estos estilos en los que nos movemos. Miremos a donde miremos todo esto viene del rock’n’roll, y nada en el rock’n’roll puede ser artificial.

¿Cuáles son vuestras principales influencias musicales?
Si te refieres al sonido de Ruinas, creo que es obvio que esto bebe mucho del Death y Grind más clásico, pasado por una picadora bastante punkarra y con algunos dejes de bandas sonoras de cine de terror de los 80, por decir algo. Haciendo una rápida selección de nombres que pueden contribuir a desarrollar esta descripción, diría Repulsion, Wolfpack, alguna cosa de Discordance Axis, Crass, John Carpenter… aunque estoy siendo demasiado genérico. No estoy muy de acuerdo con otras posibles influencias que nos han etiquetado en los medios o los sellos, pero allá cada uno. En cualquier caso nuestros gustos musicales van mucho más allá de todos estos estereotipos. En mi caso por ejemplo, la banda más grande del mundo para mi es Maiden, adoro a Running Wild, Rush, Dio, Pink Floyd, Nick Cave, King Crimson, Kraftwerk, Dead Can Dance, los viejos Paradise Lost o My Dying Bride, Mekong Delta, Incantation, Fields of the Nephilim, Magnum, Deep Purple, Queensrÿche, Marillion, Peter Gabriel… la lista es interminable. En los últimos años me he ido enganchando a pianistas y compositores como Lubomyr Melnyk, Steve Reich o Terry Riley. Del mismo modo, Ángel tiene también unos gustos musicales tremendamente abiertos que van desde los clásicos de caña, pasando por Converge y cosas de ese palo, a percusionistas latinos y bandas de jazz. En resumen, no somos para nada unos cerrados musicales.

En lo que va de año ¿Qué tres discos nacionales e internacionales os han llamado especialmente la atención?
En general siempre voy un poco a la zaga en lo que a nuevos discos se refiere, no  frecuento escuchar trabajos recién salidos del horno pero inevitablemente acaban llegando cosas a tus oídos. Por orden cronológico, en lo que va de este año me han encantado el “The Serpent Rings” de Magnum, el EP “Pillars of Salt” de Balmog, el “Forever Black” de Cirith Ungol y desde hace unos pocos días estoy disfrutando mucho con el directo de “Nothing” de nuestros amigos de Hipoxia, con quienes estamos en ciernes de sacar un split 7″.

¿Cómo veis la salud de la escena extrema en vuestra ciudad?
Desconozco si existe una escena extrema como tal en nuestra ciudad Ferrol, más bien lo dudo. Por la zona están nuestros amigos de Marthyrium, Prosma y algún otro, y ya luego en Coruña muchos más claro. De aquí salieron en el pasado viejas bandas locales como Hatred, Scum, Wisdom, Consumatum Est, Abbatoir… y alguna más que me olvido supongo. Algunas eran un truño, otras sencillamente lo que había a principios de los noventa y otras pasaron sin pena ni gloria. A día de hoy no tengo ni idea de como está ese tipo de escena en Ferrol, nunca he estado muy conectado a esas movidas y ahora desde luego menos, pero no me suena que haya nada. No obstante, he de decir que desde siempre esta ciudad fue cuna de un mogollonazo de bandas por metro cuadrado de muy diversos estilos, y sigue siéndolo. Está plagada de locales de ensayo o casas habilitadas para ello, y más que hubo en el pasado, en general mucho más que otras ciudades cercanas como por ejemplo Coruña sin ir más lejos. Nunca supe muy bien el motivo de ello, si era para escapar del tedio insufrible de este sitio, para darle esquinazo a la heroína o como excusa para recurrir a ella. Pero en fin, el underground ferrolano, que nunca dio nada especialmente relevante.

Saliendo radicalmente del tema musical, ¿Cómo estáis llevando todo este asunto de la pandemia?, ¿creéis que se recuperará la normalidad en todos los ámbitos, o estamos viviendo el comienzo de un nuevo orden?
Me gustaría poder dar una respuesta más abierta a tu pregunta, pero la verdad es que me da igual cómo acabe todo esto o si puede suponer el principio de algo nuevo y diferente para la conciencia humana y social. Me la suda. Lo único que me importa en la vida es mi familia, que estén sanos y salvos, de esto o de cualquier mierda. En cuanto a cómo lo he llevado, sin queja y con sentido común. Me he mantenido bastante ocupado con diversas movidas que coincidieron durante el período de confinamiento, así que no me ha dado tiempo a rayarme con todo esto.

Para finalizar, ¿Qué le diríais a los lectores de Necromance que aún no os conocen para animarlos a que os den la oportunidad que merecéis?
Pues que “Ikonoklasta” apenas dura 32 minutos, por lo que en el tiempo que te fumas un cigarro y te tomas una birra da tiempo de sobras a pegarle una escucha. A aquellos que les pueda interesar, se puede pillar en vinilo 12″ carpeta doble o CD digipack en nuestra tienda online www.abinterius.com, así como en mogollón de distris por todo el mundo o a través de Spikerot Records. A los que no, circulen.
www.ruinas.online
www.abinterius.com
www.facebook.com/ruinas666

Etiquetas
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar