Criticas - novedades

SANGUINARY TRANCE (AUT) «Wine, Song and Sacrifice» CD EP 2019 (Autoeditado)

El Black Metal que no conocen las nuevas generaciones es sinónimo de auto-destrucción, odio y una clara vocación por los rituales oscuros, tenebrosos, que se hacen pasadas las 3 A.M. y terminan con baños de sangre, pobres trozos de carne alrededor de cera, en un pentáculo que, al final, albergará fluidos con determinados rastros, huellas, de algunas pezuñas y algunas patrullas de policía.

El Black Metal que no conocen las nuevas generaciones estaba hecho en el más absoluto de los secretos. Los conciertos, en las capitales, solían hacerse en sótanos de bares o casas tan clandestinas como peligrosas. Tal es así que, en Inglaterra, las “party-line”, que eran fiestas a las cuales te invitaban a través de diferentes llamados telefónicos en distintos puntos de la ciudad a modo “Yincana”, tienen su origen en los conciertos de Black Metal para evitar la llegada de la policía por los violentas peleas campales en las que solían terminar estas convenciones de seguidores de Satanás o ciertos altercados copro-canibalísticos-orgiásticos, sobre todo en Austria, Noruega o Dinamarca. Hablamos de sitios donde arraigan las vetas más primitivas de este estilo de música. Mayormente (en su origen, claro) por grupos desangelados y rechazados de hijos de obreros que nunca formarían parte de la raza superior. Así, lo más bruto y extremo a nivel conceptual del Black, hoy lo analizamos en el disco “Wine, song and sacrifice” de la banda SANGUINARY TRANCE.

Lanzamiento de una ópera prima que ha esperado más de 5 años de composición y se mantiene en las premisas que hacemos referencia: ocultismo, odio, asco y “social-reject” mientras se permanece en el más ominoso silencio.  SANGUINARY TRANCE  sigue en esta línea, tanto por la estética del sonido y la composición, como por su rollo místico y misterioso. ¿Integrantes de la banda? ¿Músicos que participaron de la grabación de este E.P.  de 3 canciones? Apenas tenemos los apellidos del batería y el muchacho que grabó las guitarras adicionales. Suena bien… Es un gancho que empuja, al menos, a detenernos en qué quieren hacernos sentir.

Listos ya con un poco de historia y situación creativa, arrancamos con una extensa canción de más de 13 minutos: “Wine, song and sacrifice”, una suave y hedionda introducción nos abre camino a los mismos acordes, una y otra vez, que van danzando en distintos ritmos, saturados el uno con el otro… El sonido, está claro, ha sido conseguido para emular un cuarto estrecho, de una casa abandonada con algunos micrófonos de aire… Brillante. La voz es cruel, seca y desgarradora… Mientras más profundo el “growl”, mejor sentido tiene la obra completa. Las variaciones son pocas, pero mientras se repiten los puentes y volvemos al mismo punto, debemos tener los ojos cerrados para imaginar una macho cabrío negrísimo, con sus ojos rojos, parado sobre sus patas traseras, para fornicar con algún ser de otra especie que esté a un paso de ser desangrado. La parte que respecta al trance es un hecho. Y así lo sentimos en la intensidad que cobra sobre el último minuto que se pone la cosa absolutamente Sludge, Grind, y violenta. La batería, a mi entender, se lleva todos los laureles, y lo demuestra en “Carvings”, una incómoda canción (a nivel sensorial) por lo que implica el nombre, la acción en sí; como que ya ha llegado quien invocamos y, a su forma, nos hará una talla en nuestra carne. Las líneas son más caóticas, las melodías van en la misma dirección que la canción anterior, pero más rápidas, como terminando un tatuaje que duele. Y mucho. Hay guturales que dan un toque de color (¿) en las sinuosas guitarras que, en un punto, se desafinan por unos instantes para dar paso, ahora sí, a las voces más oscuros y más Black Metal que podamos soñar. Una carnicería pura y dura.

Cerramos, al fin, con “The Dionysos Whip” es la más desaforada de las tres. Comienza con una excelente toma de rock experimental para sumergirse de nuevo en una prolija conjunción de los músicos recorriendo distintas notas y, por fin, dejar vía libre para quien quiera llegar a este disco que tiene, casi, cero promoción por parte de la banda (en esa vertiente poética y virtuosa de quien no quiere ser hallado como “ERACNOIR” http://necromance.eu/erancnoir-irn-erancnoir-cd-2019-morrowless-music/)

SANGUINARY TRANCE se mantienen en la oscuridad con un disco potente, conceptual al máximo, tanto por imagen, pero más todavía por sonido, con sugerentes e inteligentes formas de hacer del secretismo y la repetición, un trance digno de las raíces más originales del Black Metal. Y de este tema los austríacos, que reniegan de la luz europea, saben y mucho.

[Review: Sebastián Abdala]
Nota - 7.5

7.5

Nota

SANGUINARY TRANCE se mantienen en la oscuridad con un disco potente, conceptual al máximo, tanto por imagen, pero más todavía por sonido, con sugerentes e inteligentes formas de hacer del secretismo y la repetición, un trance digno de las raíces más originales del Black Metal.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar