Inicio Entrevistas SANTO ROSTRO (ESP) – Entrevista

SANTO ROSTRO (ESP) – Entrevista

Volvemos a tener de nuevo por las páginas de Necromance Digital Magazine a los chicos de SANTO ROSTRO, que en esta ocasión nos hablan de “The Healer”, su trabajo nuevo trabajo que salió a la venta el pasado 3 de febrero.
Por Antonio José Lastres | Fotografía: Juan Vi

Buenas chicos, bienvenidos a esta entrevista con Necromance, gracias de antemano por esta entrevista. Con “The Healer” recién salido del horno, un muy excelente disco, por cierto, os pregunto, ¿cómo lo veis? ¿Estáis orgullosos del producto final? ¿Qué hay nuevo en este disco respecto a los anterior?
Ante todo agradecerte tus palabras, nos alegramos de que The Healer te haya gustado. Con esto de grabar creemos que vamos a mejor poco a poco. Este es un disco muy inmediato, queríamos hacer algo que saliera del local de ensayo sin más, un poco pasar página con respecto a los anteriores, y la verdad es que estamos muy contentos con el resultado, creemos haberle dado el toque que andábamos buscando, suena gordo, cálido y bastante variado. Muy contentos, siempre que vamos a la Mina a grabar salimos tiznados de carbón pero felices del resultado.

Lo primero que he podido apreciar en el álbum son unas claras influencias de bandas como BLACK SABBATH, SLEEP, MASTODON o HIGH ON FIRE, ¿os gusta plasmarlas como tributo o simplemente os salen por inercia a la hora de componer?
Sale solo, es lo que somos y sería absurdo negarlo. Al hacer el disco así sin pensar mucho pues al final se acaban viendo las influencias de forma más clara y fácil. No nos apetecía otra cosa, la verdad. Sí puede ser que para el próximo volvamos a calentarnos un poco la cabeza y acabemos en sitios así más rarillos, variar y hacer algo más original, ver por donde acabamos… el primer disco es algo así como una declaración de principios, con el segundo nos fuimos a los contrastes y las cosas raras, y con este tercero apetecía volver un poco a los huevos con papas.

Sin duda uno de los puntos fuertes del disco, al igual que el de vuestra carrera en general, es la gran variedad de estilos que aportáis a las composiciones. Incluso hay partes que suenan totalmente improvisadas, que van desde el jazz hasta el progresivo, ¿os resulta difícil juntar todo esto o es más bien fluido?
No solo de sabbath vive el hombre. Los tres escuchamos muchísima música totalmente fuera de lo mencionado, y obviamente eso acaba también notandose. Con respecto a esto de las influencias, están las obvias (hof, sabbath…) y las que no son tan obvias (jazz, blues, flamenco, prog Canterbury, grunge). Creemos que estas enfermedades son las que acaban aportando el toque personal que siempre hace falta en la música, si no, todo sería repetir refritos revisitados y revirados de ciertos desiertos desiertos.

¿Cómo se desarrolla vuestra música a la hora de componer temas como “The Healer” o “Cut My Hand”? Son temas largos y muy completos, sin desmerecer a los demás, claro.
Para componer cut my hand partimos del riff principal que salio en una jam en el ensayo, y de ahí fuimos llevándolo a los sitios típicos que más o menos sabes que van a funcionar bien. Hasta ahí la cosa tampoco tiene mucha originalidad, asi que luego le metimos las partes fuera de tono y le bajamos la afinación en mitad del tema para acabar con el destrozo lento de porrazos y fuzz que tanto nos gusta. Empieza como tema rockero y acaba rollo doom pesado y grave, y por medio han cabido licks de jazz tocando por fuera totalmente. Sin reinventar la rueda, tiene su gracia (o eso nos gusta pensar).
El otro tema que comentas, The Healer, salió de tres partes del todo diferentes que un día conseguimos cuadrar y casar dentro de un mismo tema. La intro llevaba mil años por ahí dando vueltas, es un arpegio rollo progresivo psicotrópico setentero al que le añadimos una guitarra con octavador (el POG de EH, que por cierto cuesta un pastón y suena y funciona exactamente igual que el Mooer Tender Octaver, que está tirao de barato). De ahí al riff sleep/zeppelin y al final del todo romperlo en grave y lento robando una rueda de acordes de un tema muy enfermo de John Scofield al que le cabría el titanic a lo ancho. Jugar con armonías desordenadas ofrece la ventaja de tener una libertad tremenda a la hora de tocar encima, las posibilidades son infinitas desde el primer momento y puedes meter de todo… En este caso, decidimos no sacar los pies del plato como en cut my hand y mantuvimos  un sentido más  convencional de la armonía para explotar el lado oscuro de esos acordes y reforzar el suspense que pueden ofrecer. Es básicamente reinterpretar unos acordes que suenan en un disco (discazo) de jazz. Nunca nos había dado por acercarnos así al rollo Sleep/Om, y bueno, parece que ha funcionado bien.

Pongámonos en retrospectiva, ¿qué ha cambiado y que sigue en vuestra carrera desde que empezasteis? Seguramente ahora contéis con una confianza y experiencia que evidentemente no teníais al principio.
Ha cambiado que ahora controlamos algo más que controlabamos al principio… pero no mucho, no te vayas a creer. Lo que no ha cambiado es que seguimos siendo tres chalados a los que nos encanta decir idioteces y pasarlo bien sin más. Bueno, y nos gusta pensar que cada vez vamos haciendo mejores discos.

El stoner y el doom son dos géneros muy en boga a día de hoy y su escena tiene muy buena salud a nivel mundial. Incluso festivales como el RESURRECTION FEST le ha dedicado un escenario, ¿cómo veis dicha escena por aquí por España?
Nosotros más que escena Stoner y doom, vemos una escena independiente de la hostia, abarcando mil estilos e influencias que creemos que no tiene mucho sentido separar por etiquetas, sino agrupar por filosofía y actitud. Hemos compartido cartel con bandas de todos los estilos y casi siempre ha cuadrao muy muy bien la cosa. Festivales como el Resu van tomando buena nota de ello y van abriendo hueco a esta historieta, a ver si sigue la tendencia y se da más espacio a la música “independiente”.
Si siempre ofreces la misma música reestofada y recocinada pues es normal (y sano) que acabe empachando y haya gente que se busque las habichuelas fuera de los circuitos habituales, que están ya sobrecargadísimos de clichés manidos, monótonos, maniqueos y manticuados.

Tenéis una trayectoria y un futuro envidiable, ¿cómo veis este 2017 para vosotros con un arma como “The Healer” bajo el brazo? ¿Qué planes tenéis?
Gracias! Daremos los mejores bolos que podamos. Tenemos ahora Canarias de nuevo, Sevilla con Orthodox, el Remate fest en Pegalajar, y alguna cosa más que hay por ahí cociéndose. Quizás agosto y septiembre vengan algo más flojos de bolos, por tema de curros, pero una vez que esas fechas pasen, nos pondremos las pilas sin duda alguna y volveremos a tirar parriba, que quedan bastantes sitios donde presentar este disco y hace falta vidilla. La inactividad lleva al anquilosamiento que lleva a la ponzoña y esta a su vez a la oxidación, que lleva a la infelicidad, que lleva a la inactividad de nuevo y así. No hay que caer en estas rutinas, que son un coñazo. También intentaremos buscarnos otra girilla por las Europas, la verdad es que es un puntazo eso de irte por ahí de parranda a pasar frio y dar bolos buenos con buenos equipos de sonido y cervezas de calidá.

Muchas gracias por vuestro tiempo chicos, espero veros pronto por algún escenario como ya hice el año pasado, mucha suerte con todo lo que os propongáis. ¡Un saludo!
Gracias a tí!. Por cierto, a ver si hacemos una colecta y le compramos un teclao nuevo a los de Pylar, que deben tener la “i” jodida y cuesta la mysma vyda leer las cosycas que van ponyendo por ahý por el facebook.

Este artículo ha sido leído: 687 veces!!!

Dejar un mensaje

Please enter your comment!
Please enter your name here