Clásicos

SUFFOCATION (USA) “Effigy of the forgotten” (R/C Records, 1991)

Por Daniel Ureña Cruz

Si hubiera que escoger diez títulos dentro de la historia del death metal, únicamente diez, sería una labor ciertamente compleja, pero “Effigy of the Forgotten” estaría, sin lugar a dudas, entre ellos y ocupando un puesto de honor. Y no es algo que solo yo piense, no, sino un hecho ampliamente comprobado dentro de la comunidad death metal, del old school más asesino y de esos diez álbumes más influyentes para el estilo del blast beat y las voces guturales. Había nacido algo grande, muy grande, y venía pisando muy fuerte, tanto que es indudable para el oyente asiduo al death metal que este trabajo suena diferente entre tanta amalgama de álbumes con producciones secas, ritmos afilados y a todo trapo. Aquí tenemos unas baterías más contundentes de lo que normalmente encontramos dentro del death, lo que, con perspectiva histórica se ha llegado a denominar como el álbum fundacional del brutal death (death técnico). No olvidemos que nos encontramos en 1991, momento en el que la fiebre del metal extremo entre el thrash y death está más que vigente.

Y es que dentro del debut de los neoyorkinos todo es una piña compacta, con un sonido ajustado al patrón milimétrico que acostumbramos a tener en bandas de death metal pero al mismo tiempo doblando la velocidad y dotando al disco de un componente caótico en solos que contrasta con la matemática musical restante. Aquí hay violencia sonora, pero también mucha cabeza. Que SUFFOCATION sean una de las bandas más importantes del metal extremo, a la par que una de las más influyentes, no es casual y gratuito: crearon un nuevo sonido que elevó a otra cota la intimidación sonora que bandas como SLAYER, SODOM o KREATOR ya practicaban.

Muchos fueron los títulos que aparecieron en ese año de 1991, quizás el mejor y más prolífico dentro de la escena death. Pero entre todos ellos, entre toda la amalgama sonora y a golpe de violencia, entre bandas que ya conjugaban el estilo del gutural con el jazz, SUFFOCATION no desmerece a ninguna en sentido alguno, pudiendo más bien establecerse al mismo nivel. Y es que no solo son CYNIC, ATHEIST, CANCER, PESTILENCE o MORBID ANGEL, sus complejidades musicales y compositivas, sus ritmos rápidos y técnicos. Dentro de ese mundo, SUFFOCATION también se sitúa al mismo nivel en composición, dureza, rapidez y complejidad, porque los de Nueva York crearon un nuevo nivel de agresividad sonora que pocas bandas después han podido superar a pesar de las excelentes producciones, ni siquiera dentro del deathcore, para cuyo estilo SUFFOCATION también fueron padres: el tema encargado de abrir el trabajo, “Liege of Inveracity” tiene posiblemente el primer breakdown de la historia (al margen quien piense que dicha técnica había surgido en las nuevas tendencias del metal).

Nueve cortes son los que conforman este asesinato planificado, la obra magna de la evolución hacia otro nivel del death metal, el control de la maquinaria de precisión militar sonora. SUFFOCATION nos dejaron un buen abanico de temas donde los ritmos complejos y técnicos son las tónicas más acentuadas. Una voz gutural igualmente identificativa pone la guinda del pastel a un álbum irrepetible, una de esas grabaciones que surgen en el momento y sitio perfecto.

“Liege of Inveracity” es la encargada de abrir el trabajo. Un tema que a primera escucha ya descarga su contundencia y diferencia con todo aquello anterior en materia extrema. Baterías a velocidad de vértigo con blast beats metralletas, guturales a gruñido, guitarras de distorsiones afiladas y un breakdown (que también puede escucharse ligeramente diluido en el tema titulado “Involuntary Slaughter”, con solos sueltos que recuerdan ligeramente a SLAYER), como antes hemos indicado, que dota al corte de un pasaje pesado rompe cuellos. Si con este comienzo tu concepción del death metal no ha cambiado es que algo estás haciendo mal al escuchar este género.

Continúa la masacre el tema que da nombre al disco. “Effigy of the Forgotten” comienza con un acompañamiento de bajo y batería, hasta que las guitarras entran en escena con sus afiladas distorsiones. Es muy destacable el golpeo de la caja, milimetrado y contundente. Por si no has tenido poca contundencia, te recuerdo que únicamente has escuchado dos temas todavía. “Infecting the Crypts” se encarga de que no haya momento de descanso, repitiendo la anterior fórmula pero aumentando la velocidad en baterías. Haeadbanging destroza cuellos.

“Seeds of the Suffering” es, quizás, el tema más old school death metal del álbum. En esta ocasión los riffs toman la referencia del death más clásico, más directo, sin tantas complejidades instrumentales ni licencias a la experimentación sonora. Es de destacar el bajo en este corte y el acompañamiento de la voz, que terminan por crear un combo más que sólido. Con “Habitual Infamy” volvemos a recuperar el sonido habitual de los tres primeros temas del álbum, repitiendo unas baterías agresivas pero también con alternancia de ritmos clásicos.

 “Reincremation” y “Mass Obliteration” tienen en común algo muy especial: George “Corpsegrinder” Fisher, actual vocalista de CANNIBAL CORPSE y ex MONSTROSITY realiza colaboraciones vocales. Ambos temas son referentes del death metal más clásico, aunque en ciertos pasajes las baterías brutal death hacen acto de presencia. Por lo restante, mucha caña ruidosa.

La encargada de cerrar el álbum es “Jesus Wept”, de carácter death metal clásico y que reúne todos los ingredientes para considerarla como tal. No pudo haber mejor cierre que el que nos ocupa, una oda a la velocidad, violencia, agresividad y dolor. Justamente aquellas sensaciones que invaden tu cuerpo a lo largo de la escucha de este “Liege of Inveracity”, donde los chicos de nueva york capitaneados por Terrance Hobbs demuestran una y otra vez ser uno de los grupos de referencia en composición y sonido old school, doblando la rapidez y complejidad de cualquier banda preexistente. Es el buen hacer del death metal americano, donde encontramos la escena más sólida en cuestión de sonido: distorsiones precisas y claramente identificables, en contraposición a la “sucia” escena europea, más cercana y heredera del sonido heavy metal de la NWOBHM y diferente rítmica.

“Effigy of the Forgotten” es un álbum único en su especie, único en la historia del death metal. Su escucha atenta es más que obligada para cualquier fan del género o para cualquiera que guste de la música bien compuesta, compleja, técnica y con inquietud. A buen seguro que poca gente estará en la tesitura de escuchar por primera vez este clásico, pero si así es, la envidia de quien esto escribe está asegurada: no hay nada como poner por primera vez a todo volumen un álbum que ha hecho historia, con un tracklist ciertamente envidiable y un sonido por encima de cualquier banda contemporánea. SUFFOCATION supieron hacer bien los deberes y dar al mundo un trabajo irrepetible.

Este artículo ha sido leído: 1034 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *