Clásicos

THERION (SWE) “Of Darkness” (Deaf records, 1991)

Por Daniel Ureña Cruz

Desde los fríos páramos de Estocolmo, en la lejana y diabólica Suecia, THERION surgió como una mala bestia imposible de batallar, ganando adeptos de manera progresiva hasta reunir una legión de seguidores capaz de hacer frente a la de cualquier otra formación de calibre grueso. La banda, que desde hace un buen tiempo tomó derroteros completamente diferentes a los de sus inicios relacionados con el old school, combatió en primera línea de fuego junto a camaradas de la talla de ENTOMBED, CARNAGE o DISMEMBER. Y es que THERION consiguieron hacerse un nombre que, de manera progresiva, ha ido manchándose a favor de sonidos que poco o nada tienen que ver con la génesis agresiva y oscura basada en la defensa de la naturaleza, definiendo su nacimiento con una etiqueta de calidad suprema. Pero como bien siempre se dice: sobre gustos no hay nada escrito, y donde se cierra una puerta, se abren mil: ganaron un perfil diferente de fan. “Of Darkness…” es uno de esos discos que rezuma negrura y malevolencia por los cuatro costados y en sus 8 cortes, que parece compuesto por un 1% música y un 99% maldad. Hay en “Of Darkness…” un componente ennegrecido que corta la respiración mediante guitarras sencillas pero más que efectivas, con golpes de batería que pasan del cortejo fúnebre a la velocidad más impulsiva, un bajo que acerca la noche a la música y una voz que bien parezca salida de la ultratumba más putrefacta. Los jovenzuelos nórdicos demostraron en esta su prueba de fuego que podían hacerse buenos discos aliñando las influencias más cercanas a sus gustos, las del thrash y el propio old school, dando como resultado un trabajo sólido y compacto, sin fisuras de ningún tipo. Pura rabia contenida hecha sonido que ha pasado en la historia del death metal sin la importancia que verdaderamente merece, al margen de bandas decididamente extremas que han continuado un camino recto en el estilo, mientras THERION modificaron sus parámetros hacia derroteros ciertamente lejanos que les llevaron a cambiar la camiseta death por las camisas y corbatas.

Existe en “Of Darkness…” una interesante mezcolanza entre el death, el doom (atención al inicio de “Genocidal Raids” y “Time Shall Tell”), las influencias thrash e incluso sonidos muy cercanos ya al death and roll, como “Megalomania” recoge. No nos encontramos en esta ocasión ese sonido estruendoso, como si de sierra se tratara, pero igualmente y marcando la tendencia de tradición europea la suciedad se apodera del mismo. Son más que patentes las influencias de unos SEPULTURA en “Beneath the Remains”, cuyas rítmicas más densas se ejemplifican en el corte que abre el disco, “The Return” y en su recta final, aunque en esta ocasión de manera bastante baladí en “Dark Eternity”, donde los registros vocales llegan a niveles diabólicos. Sin embargo, y pese a todo el reguero de oscuridad que puebla el plástico se atisban ligeros brotes de luz en ritmos cercanos o, decididamente, cuasi amigables. Como contrapartida, la velocidad desenfrenada que ocupa la mayor parte del largo junto a secciones de exagerada densidad, como ocurre en “Asphyxiate With Fear”, donde la formación introduce acústicos con distorsión que recuerdan muy de cerca nuevamente a la banda de los hermanos Cavalera. “Morbid Reality” o “A Suburb to Hell” son las encargadas de representar la perfecta evolución entre el sonido thrash para llegar al death más directo y duro, siendo en el caso de la segunda uno de los más extremos del cómputo del álbum. “Of Darkness…” sigue siendo un disco que conserva toda su esencia aún en nuestros días, un trabajo cuyas canciones fueron compuestas durante los 80 y un jovencísimo Christofer Johnsson contaba con apenas 18 años, grabado en solo 6 días y con multitud de problemas, tal y como el fundador y vocalista de la banda declaró en el 2000 y cuyo texto se integra en el libreto del disco reeditado en el mismo año por Nuclear Blast: en ese momento no existían las mezclas controladas por ordenador, así que recuerdo muchas escenas divertidas de la mitad de la banda presionando botones de efectos y moviendo faders con las manos, teniendo que volver a empezar desde el principio cuando alguien la jodía…

En definitiva, “Of Darkness…” es un disco completo y repleto de detalles muy disfrutables sin ponemos atención a la propuesta tan distinta y alejada de la estela actual de la banda. No se trata de entrar en comparaciones positivas o negativas, pues bien parezca que los actuales THERION son una formación diferente a la de antaño, por lo que pueden considerarse como dos grupos completamente diferentes. No obstante, no me gustaría dejar de recomendar esta pieza clave para comprender el sonido Estocolmo, donde la agresividad del gore y la violencia se daba la mano con una vertiente más “hippy”, la que estos señores presentaban en la defensa de la naturaleza y el mundo animal, denunciando la mano humana del horror contra nuestro planeta tierra. En cualquier caso, y aunque THERION terminaran siendo el sumun de la melodía, aún siguen reverenciándose por igual sus ritmos alternados entre la pesadez y la agresividad inicial, las múltiples variaciones rítmicas y los medios tiempos. Todo ello hace que, además de ser esta primera etapa una de las más desconocidas del old school también es una de las más interesantes por la amplitud de sonidos que la banda poseían en detrimento de sus compatriotas.

Este artículo ha sido leído: 101 veces!!!

Nota - 9.7

9.7

Nota

En definitiva, “Of Darkness…” es un disco completo y repleto de detalles muy disfrutables sin ponemos atención a la propuesta tan distinta y alejada de la estela actual de la banda.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Close