Novedades

TRINITY SITE (DEU) “After the sun” CD 2017 (Autopeditado)

Por Alberto Zamora

TRINITY SITE son melódicos, son rápidos y son entretenidos de escuchar. A día de hoy con esos tres componentes me vale para escuchar un disco de death metal (muy) melódico; estilo en el que la capacidad de innovación y la frescura se perdió hace años; debido a la avalancha de sucédanos de los combos clásicos y a la transmutación de las señas musicales en forma de grupos que hacían de la mezcolanza y el flequillo su razón de ser. Que estaba hasta en la sopa vaya.

Los alemanes, afortunadamente, se muestran bastante “clásicos” en su fórmula, dejando de lado teclados petardos y estribillos melosos, centrando el componente melódico en las líneas de guitarra, y acercándose a la propuesta de NIGHTRAGE por ejemplo. Me explico, no vais a encontrar aquí reminiscencias de los últimos IN FLAMES (pero tampoco de la época del “Lunar “Strain”) y sí de los SOILWORK de los años dorados, siendo el principio de los dosmiles la referencia que debéis usar para situaros.

Encuentro un componente entrañable en los grupos que pasan de modas y sigue aferrándose a la música que les gustaba de chavales; y es que más allá de valorar la capacidad de novedad, prefiero ajustar mis criterios a la honestidad que transmite un grupo, lo que normalmente es fácil de valorar y observar. Un tema como “Beyond the Rim” solo puede hacerlo alguien que ame el estilo, y si os quedan dudas, mirar el otro lado de la moneda en “Lost Colony”.

Siendo sincero, si estuviéramos hablando de power metal o de heavy clásico, lo mismo estaba inmerso en un torrente de bilis estomacal, clamando a los cuatro vientos la falta de riesgo de TRINITY SITE, pero teniendo en cuenta que el melodeath fue mi escuela y puerta de entrada en relación a las sonoridades más duras dentro del heavy metal, no puedo más que ser benevolente y disfrutar de un álbum como “After the Sun”.

Y dejando atrás pamplinas y justificaciones vagas, es importante centrarse en las canciones, y las diez incluidas en el álbum son más que aceptables. Suenan bien, tienen buenos solos y ahuyentan el aburrimiento con frecuentes cambios de ritmo; si hasta cuando parece que se van a dejar llevar por derroteros demasiado modernos como en “Humanize Me” meten una voz más brutota y un ritmo entrecortado.

No voy a ser más pesado con batallitas de abuelo cebolleta y simplemente me voy a hacer air-guitar escuchando “Something Lives Under My Skin” con una camiseta de At The Gates.

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar