Entrevistas

VELKHANOS (ESP)

Entrevista con Fernando Salmerón

AUTOR: Sebastián Abdala
Con apenas un par de años de vida, la gente de VELKHANOS ha salido con todo a la calle, su disco debut “The wrath” es una arriesgada presentación, ya que no solo recurren a su virtuosismo, además entregan tanta potencia y brutalidad con arreglos que cuadran a la perfección con el Metal más elaborado, como la intensidad más callejera. Con una producción y un resultado de alta calidad, analizamos con la banda un disco de 10.

Gran trabajo para debutar, ¿Cómo se consigue esta mezcla entre sinfónica y brutal como lo es The Wrath”?
Ante todo, muchísimas gracias, me alegro de que os haya gustado. La composición fue algo muy espontáneo, digamos que los temas se iban construyendo en función de lo que iban pidiendo ellos mismos, no fue algo súper premeditado, lo que creo que les aporta cierta frescura o, al menos, un rollete distinto. Lo único que de verdad teníamos claro era que no íbamos a cerrar la puerta a ningún estilo, siempre que encajara bien. El disco puede ser un resumen de la música que nos gusta, y por ello se pueden encontrar pasajes más Black, partes de Melodic Death, fraseos heavys… Creo que es una mezcla muy natural pues todo proviene de la misma matriz.

El disco parece orientado hacia una lucha espiritual, ¿Cuál es el concepto lírico del trabajo?
Concretamente este álbum se centra en religión, y por ello hay algo de mitología, aunque hemos intentando eliminar los clichés todo lo posible. La idea era hablar sobre la relación de Dios con el ser humano. ¿Quién ha creado a quién? ¿Buscamos justificar nuestras acciones en nombre de un bien mayor? ¿Nuestros éxitos o fracasos son el favor o el castigo de alguna deidad?. Las letras se basan en estos conceptos, comenzando por Bring Me The Fire que va de la otra vida, de la pugna entre las religiones por anotarse un alma en su lista, la búsqueda de símbolos que representen a dios y te confieran la fe necesaria para emprender un desafío (Black Omen), el Apocalipsis (The Last Day), la Inquisición (The Eye Of God), la lucha entre los dioses y los humanos por quien ha creado a quién (The Wrath), la búsqueda de compasión de un Dios mediante el sacrificio (Moloch) o simplemente narrar un cuento como es Dagon, que es obra de Lovecraft, pero también relacionado con la temática del álbum.

Producido por Pedro Monge, ¿Cuánto ha tenido que ver su mano en estos arreglos y en un sonido tan limpio y contundente?
Pedro ha sabido canalizar toda nuestra energía e ideas perfectamente. Antes de grabar estuvimos debatiendo sobre 3-4 estudios y pidiendo opiniones. Mi propuesta fue desde el primer momento Pedro, sabía que iba a conseguir lo que queríamos y cuando los demás escucharon algo de su material, lo vieron claro. En cuanto a los arreglos los temas se han mantenido bastante fieles a como se compusieron, aunque Pedro ha ido proponiendo algunos cambios. Sobre todo nos ha echado una mano con algunas armonías de la voz y arreglos del bajo, así como algún enlace o como potenciar algunos riffs. Como no hemos ido a su estudio (hemos grabado en casa), pues simplemente nos mandaba algún mensaje o audio proponiendo algunas cosas, las grabábamos y elegíamos lo que más nos gustaba. Respecto al sonido ha tenido total libertad, hizo 3 o 4 pruebas de un par de temas y escogimos lo que considerábamos más acorde a lo que podíamos ofrecer en directo. Así que se puso manos a la obra y sacó un sonido potentísimo y definido, nosotros nos quedamos alucinados con la primera escucha.

¿Cómo ha sido el proceso final de masterización y post-producción para conseguir un sonido tan arrollador?
Pues básicamente una realimentación continua con Pedro. Él nos mandaba pruebas de mezcla y nosotros nos tomábamos un par de días para escucharlas e ir pidiendo cambios o dar el visto bueno. Es un coñazo y un proceso lento pero estamos muy agradecidos a Pedro por hacérnoslo tan fácil, es un profesional como la copa de un pino y eso se nota en el trato con la banda y el cuidado que le da a sus trabajos.

Hablemos un poco, por favor, acerca de las canciones que abren el disco, como “The Black Omen” y esos coros épicos que suman tanta épica ¿Entraron con esa idea ya en mente o surgió mientras grababan?
Concretamente los de “Black Omen” ya estaban en mente desde que se compuso la letra pero los de “The Last Day” surgieron mientras grabábamos. Originalmente había otra estrofa que no tenía nada que ver. Miriam y yo estábamos grabando ese tema una noche y cuanto más lo escuchábamos menos nos gustaba, de manera que le dije “ponte a grabar otro tema y ahora vengo, voy a tomar el aire y a pensar”. Nuestro pueblo tiene algo mágico, algo que inspira, miras al horizonte y siempre reconoces la silueta del monte que lo flanquea, sientes el aire del valle… y te viene algo a la cabeza. En ese momento me vino a la cabeza la melodía de los coros en latín, las frases… en cuestión de unos tres minutos entré al local tarareando la canción y lo apunté en un papel. Después de eso Miriam y yo trabajamos un poco las armonías y unos días después las grabó junto a su padre. Creo que el aire especial que tienen los coros en general es la participación de Agustín, padre de Miriam, en la grabación junto a otros amigos y familiares… Se nota esa piña que hay en torno a la banda y eso nos disimula un poco a los demás!

Otras canciones como “Vulcano” o “The Wrath” son más directas y contundentes, ¿forma parte del concepto o de una época anterior? Lo pregunto porque sé que han regrabado el material editado anteriormente como E.P.
Todo forma parte del concepto (que básicamente consiste en dejarnos llevar por todo lo que nos gusta mientras encaje bien), tienen un aire distinto pero siguen sonando a la banda. La diferencia es que nos gustaron mucho la primera vez que sonaron en el local y por eso se han mantenido más crudas, son temas para directo. Concretamente los temas del E.P. eran “The Eye Of God”, “The Wrath” y “Bring Me The Fire” y ahora me doy cuenta de que fue un error publicarlo, nos pudo el ansia por mostrar material y sacamos un sonido horrible, pero en aquel momento era lo que había: 3 micros maluchos, una tarjeta de sonido barata, un portátil y una casa de campo. Grabamos los tres temas en un par de noches mientras hacíamos piña (la banda tendría unos 6 meses). El lado bueno fue que pudimos aprender y comenzar a definir el sonido de la banda.

Un gutural tan profundo, regado con punteos y arpegios tan elaborados nunca deja de sorprender, unas bases que además de fuerza aportan melodía, ¿Cómo se consigue tanta personalidad en tan poco tiempo? Sobre todo, conjugando estilos que si bien no son disimiles, hacerlos encastrar a veces resulta un trabajo arduo.
Realmente no creo que aún hayamos logrado la personalidad que buscamos. Simplemente nos hemos ido dejando llevar y respetando el material que nos gustaba, ha sido todo muy natural. Estamos satisfechos con el trabajo aunque sabemos que va a recibir malas críticas (siempre habrá a quién le parezca una ofensa terrible que mezclemos estilos, o que no comprendan el sentido de todo esto… lo cuál es imposible con un solo álbum), somos conscientes de ello. Aún así las críticas malas le dan al álbum un buen nivel. “The Wrath” es el resultado de trabajar mucho para cuidar los detalles todo lo posible.

“The last day” es una canción muy intensa, llena de velocidad y con un trabajo de batería deslumbrante ¿Cómo ha sido la selección de esta canción como single?
Pues realmente se trató de una casualidad. Una de esas situaciones que pasan porque tenían que pasar. “The Last Day” no estaba prevista para ser un single, de hecho es la canción más rara del álbum y en la que menos confiábamos. Sin embargo, el Covid-19 nos hizo cancelar todos los planes de rodaje de videoclip y teníamos que publicar algo. Gracias a que casualmente rodamos algunas tomas de cuando se hizo la portada, teníamos material para hacer un lyric video, y el tema en el que mejor entraban esas imágenes era en “The Last Day”, ya que la canción describe a esas cuatro figuras. Lo cierto es que la respuesta de la gente a ese tema nos sorprendió para bien, y a su lado, “Vulcano” que era más rollo heavy lo han llegado a llamar “popmetal”, así que nos alegra haber tomado esa decisión de última hora.

Si bien estamos a la espera de nuevas normativas de trabajo, ¿Cómo ven la escena de cara al futuro? ¿Cuáles son los planes para el 2021?
Aún no tenemos muy claro qué vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer, pero no paramos de trabajar. Tenemos casi lista una gran producción para llevar “The Wrath” al directo, acabamos de grabar por fin un “videoclip serio”, que verá la luz más adelante y hay planes para otro. Supongo que en cuanto esté clara la situación empezaremos a movernos por territorio nacional con la producción completa y si sale algo en el extranjero lo valoraremos… ya para el verano de 2021 empezaremos a grabar el siguiente álbum, del que ya tenemos material. Como te decía, no hemos definido prioridades o planes cerrados porque estamos sujetos a la evolución social pero curramos mucho más intensamente que hace un año.

¿Alguna pregunta o comentario para cerrar y completar esta entrevista?
En principio no, si se os ocurre algo más, podéis añadirla a la entrevista de Skype el próximo sábado. Un saludo y gracias.

Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba