Clásicos

VIO-LENCE (USA) “Oppressing the masses” (Atlantic records, 1990)

Por Daniel Gallar

Anno domini 1990 y los californianos VIO-LENCE ya han dado el pistoletazo de salida con un más que decente debut llamado “Eternal Nightmare” en el que sobre todo primaba la caña, la furia y la velocidad. Toca pues sacar el siempre difícil segundo disco. Las circunstancias malas no son pues están con la Atlantic Records. Aunque VIO-LENCE de alguna forma podrían ser considerados la suma de sus influencias, las cuales vendrían a ser el estilo thráshico riffero típico de la Bay Area pero en su vertiente más dura con una dosis saludable de hardcore de la otra punta del país, es decir de Nueva York, la verdad es que VIO-LENCE eran sin duda un grupo con su propia personalidad – lo cual es de agradecer. Si venimos a comparar este álbum con el debut, “Opressing the Masses”, el disco que hoy nos ocupa, es un poco la versión madura y sabia de la banda. El primer disco como dije antes era un festín thrashtástico que no daba cuartel. Aquí sin duda, y esto es lo que me gusta tanto de este álbum, es la madurez evidente adquirida, una producción muy superior que les dio un sonido un poco más pulido pero sin perder un ápice de dureza y agresividad con riffs certeros y pesados enlazados como losas de cemento. El title track es buena muestra de todo esto con un riff crujiente y monolítico. Si bien los riffs de esta obra hacen menos uso de trémolos rápidos, aquí todavía hay técnica, complejidad, intensidad, creatividad y mucho carácter.

Para el “Oppressing” se ha mejorado en unos cuantos aspectos. Para empezar, la voz de Sean Killian es ahora más dinámica y se ajusta mejor a la música. Sigue sin ser un gran cantante, que conste y para mucha gente la voz en VIO-LENCE es lo que les “echa p’atrás”. Simplemente ahora su forma de frasear las letras se ajusta mucho mejor a la música, lo cual es un gran adelanto. Sigo pensando que si hubiera cantado con más melodía (no quiero decir melódico, ojo) el disco hubiera ganado enteros. A veces es cierto que suena un tanto monótono. Sin embargo… Dean Dell al bajo sorprende y mucho con buenas ristras de riffs de bajo y partes en las que llena las canciones con mucha fuerza y soltura. A las guitarras un tal Robb Flynn (que espero que os suene a más de uno…) y Phil Demmel la verdad es que lo bordan con riffs potentes y dinámicos. También un cambio a mejor es la mayor presencia de solos y destellos de técnica. Por lo tanto, la mayoría de los cambios respecto a “Eternal Nightmare” son a mejor – amén de temas mejor escritos y elaborados.

El álbum comienza con “I Profit” y “Officer Nice” que son dos temas suculentos de thrash con buenas dosis de hardcore camuflado que le dan a todo un aire callejero y urbano muy  auténtico. Los riffs densos y ligeramente complejos la verdad es que están muy trabajados. Se pueden apreciar también buenos riffs galopantes de bajo y buenos solos. El break a mitad de “I Profit” por ejemplo es excelente con un Sean Killian furioso escupiendo esos versos como si le fuera la vida en ello. Al contrario que otras bandas de thrash de la misma zona y época, VIO-LENCE siempre nos ofrecieron un contenido lírico muy político-social y urbano que se complementa a la perfección con la atmósfera de la música. Es el mundo real que no siempre es un camino de rosas. A nivel de letras también se nota más madurez ahora, temas como la avaricia, un sistema judicial podrido, la locura y la brutalidad policial. Otro auténtico temazo imposible de ignorar es “Subterfuge”, con un groove minimalista que hace que la canción se haga muy pegadiza e infecciosa. El resto de temas va de buenos a muy buenos con mucha energía y la variedad necesaria en cuanto a riffs y tempos para que en ningún momento el disco decaiga y aburra. Para nada. Eso sí: la voz de Sean Killian puede no gustar, o como mínimo requiere educar un poco el oído. Por otra parte, ¿queremos siempre cantantes de thrash que suenen igual? Yo pregunto…

De la tercera hornada de grupos thrash de la Bay Area, VIO-LENCE fueron sin duda uno de los grupos más a tener en cuenta con una personalidad propia y una actitud thrash urbana digna de elogio. Al final duraron tres discos y se evaporaron cuando el thrash y el metal en general quedaron relegados al anonimato con el advenimiento del vilipendiado grunge en los ’90… y los grupos de metal se tuvieron que reinventar o simplemente morir agónicamente. De ahí que “ese tal” Robb Flynn del que os hablaba se largara al poco tiempo de grabar el tercer disco para formar los archiconocidos MACHINE HEAD… un grupo que sí tuvo y tiene mucho éxito (otra cosa es que me guste, que no es el caso). Siempre me ha resultado muy curioso que Flynn apenas haga mención de su paso por un grupo de thrash legendario como los VIO-LENCE… ¿por qué será? ¿Se avergonzará? Ni idea. Lo que sí que tengo claro es que “Oppressing the Masses” es un señor disco de thrash con todos los ingredientes para gustar a los más exigentes con una excelente actitud urbana y callejera. Denso, crujiente, compacto. ¡JOYA!

“All that you hold
If you owe, they have sold…
Interest indeed
What I see is greed!”

Este artículo ha sido leído: 942 veces!!!

Nota - 9

9

Nota

De la tercera hornada de grupos thrash de la Bay Area, VIO-LENCE fueron sin duda uno de los grupos más a tener en cuenta con una personalidad propia y una actitud thrash urbana digna de elogio.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close