Inicio Criticas YOU ME AT SIX (GBR) “Night people” CD 2017 (Infectious Music)

YOU ME AT SIX (GBR) “Night people” CD 2017 (Infectious Music)

Por Titus Ferrer Bellés

En Necromance no le ponemos título a los textos, pero sin duda si tuviera que titular una review del último trabajo de los ingleses YOU ME AT SIX sin duda el encabezado rezaría algo parecido a: “Contrastes”. Por qué a estos chicos se les puede tildar de muchas cosas, pero desde luego no de no arriesgar. Parecen entender muy bien cuál es su piedra angular, y gracias a ellos son capaces de moverse entre estilos sin perder la esencia de lo que llevan siendo desde buen principio.

Y es que desde buen principio ellos han sido un grupo que ha sabido arriesgar. Siempre moviéndose en la onda del pop rock, sus inicios forman parte de la familia de la nueva generación de grupos de Warped tour. Su estilo era más juvenil, pero a su vez ya mostraban una madurez poco habitual en grupos de dicha rama. Nuca tuvieron miedo a romper en dos un single radiable para introducir de golpe los guturales de Winston Mccall o Oli Sykes, sabiendo la de canales de distribución que podían perder por ello, y sobretodo sabiendo cuales podían ganar gracias a ello.

Y al final fue su etapa más acomodada la que nos trajo su disco menos potente. “Cavallier youth” pretende agradar demasiado. Y funciona, ojo. Pero no permanece de la misma forma. Y ellos parecen haberse dado cuenta, pues tras este nos llega un disco que vuelve a pegar un volantazo sin cargarse el coche.

Y es que los YOU ME AT SIX al final se han hecho caso a sí mismos y se han deshecho de sus propios colores. Entregándonos un trabajo de nuevo madurado, y por consiguiente oscurecido. Un disco que proyecta imágenes muy parecidas a la de la imagen elegida para su portada. El rock sigue siendo bailable, pero se baila de noche en las calles. En la puerta de abarrotados bares a las 5 de la mañana salvando el mundo.

Y es que solo por el hecho de pegar tal carpetazo sobre la mesa nuestras orejas se abren de forma distinta al recibir un trabajo que, de buenas a primeras, ya nos ha generado un interés distinto al que esperábamos. El disco genera preguntas. Mejora con las escuchas (O empeora. Para algunos lo hará. La cuestión es que evoluciona. No es llano).

Sin ir más lejos, mi primera reacción al oír el single “Night people” no fue especialmente positiva. No volví a escucharlo hasta no tener el disco completo para escuchar de principio a fin. Mi percepción no empezó a cambiar hasta que no llevaba unos tres temas y me daba cuenta de que el cambio funcionaba. No eran simplemente ganas de llamar la atención. Se sentía real. Y ahora me sorprendo a mí mismo tarareándola en la ducha.

Esta capacidad de generar melodías inolvidables jamás ha desaparecido. El disco contiene más de una perla gorda. Y es que en un género como este, es una barbaridad sacar un disco en el que todos los temas podrían ser singles dentro de su experimentación. “make your move” por ejemplo sigue recordándonos que la voz de Josh Franceschi es absolutamente imprescindible, a base de hacer gala de su característico rasgado que toma el control absoluto del tema.

“Plus one” y sobretodo la brillante “Brand new” serán las favoritas de aquellos que estaban ahí desde el principio. Animan a saltar y sobre todo a bailar como si nadie nunca más fuese a cuestionarte. De esta última además la melodía de guitarra que funciona casi como si de una firma se tratase me parece especialmente destacable, y sobretodo disfrutable.

Pero si este disco tiene un tema especial este es “Take on the world”, que me atrevería (Y me atrevo) a decir que es algo tan gordo como la nueva “Crash”. Pese a que esta utilice un método tal vez más facilón a la hora de remarcar el estallido final (Esos coros que tanto nos gustan pero que a la vez tanto nos frenan), los versos en tono hímnico que le ponen final puño en alto disipan cualquier duda. Bajamos la ceja, y nos unimos a la  caballería.

Disfrutad de “Night people” sin prisas. Repetidlo cuando el cuerpo os lo pida. No anticipéis reacciones. Dejadlo funcionar. Se trata de un disco con ritmo propio. Un ritmo que es único en cada oyente. Y eso es lo que lo hace tan real. Que es orgánico. Es fisco y es de verdad.

Dejadlo crecer.

Este artículo ha sido leído: 201 veces!!!

Crítica
Puntuación
7.5

Dejar un mensaje

Please enter your comment!
Please enter your name here