Criticas - novedades

DEVOURMENT (USA) “Obscene Majesty” CD 2019 (Relapse Records)

REVIEW: Daniel Gallar

DEVOURMENT… resulta ser una creencia casi universal o casi un mantra que un artista sacará sus mejores obras al principio de su carrera justo después de alcanzar el momento justo de “madurez artística”. También los hay que creen en la existencia de un determinado lapso de tiempo, denominado “década creativa”, durante el cual saldrán las mejores obras del mencionado artista. Los hechos tienden a confirmar esta teoría, y más aún si hablamos de un músico o una banda. Difícilmente los nuevos lanzamientos superarán sus glorias pasadas.

Eso sí, no se puede negar el hecho de que existen varias excepciones a esta regla no escrita: basta pensar en los gigantes del metal JUDAS PRIEST, que sacaron esa joya llamada “Painkiller” veinte años después del comienzo de su periplo musical. Pues bien, las leyendas del slam/brutal death metal DEVOURMENT podrían ser vistas como un equivalente moderno a los PRIEST, aunque obviamente en lo que a este estilo se refiere. De hecho, veinte años después del lanzamiento de su primer álbum completo, el ya legendario “Molesting the Decapitated”, esta panda de degenerados de Dallas, Texas, se han sacado de la manga este “Obscene Majesty”. Un disco que si se me apura puede llegar a rivalizar con el intocable “Molesting”.

Slam/brutal death… un género que muchos aficionados al metal considerarán cercano al ruido pero que una vez “se te acostumbra” el oído tiene mucho que aportar y disfrutar. La verdad es que se trata de una obra tan enfermiza y cafre en su actitud como brutal en su sonido. Esto no es BON JOVI señores. La producción es sublime. Las guitarras son guarrillas (como debe de ser) y en su punto justo, de lo más crujiente, catárticas y despiadadas. No dan cuartel. Al principio piensas que es un sonido similar al de los geniales INCANTATION (aunque la afinación no sea la misma) o a bandas oscuras y cafres como los también tejanos IMPRECATION… pero al rato te das cuenta de que no es así. Si bien estas bandas evocan estar atrapado en una caverna en lo más profundo de las tinieblas, con “Obscene Majesty” nos adentramos en lo más profundo de la psique del ser humano hasta llegar al pensamiento más psicópata y degenerado. La parte más enferma y reprobable del ser humano. La miseria humana y la brutalidad más absolutas.  Si a todo esto le añadimos las violentas regurgitaciones guturales del vocalista Rubén Rosas vamos ganando enteros en niveles de brutalidad y perversión. Y eso que no son ultra-guturales… pero transmiten un nivel de decadencia, maldad y degradación humana inigualables. Pasando a la sección rítmica la banda incluso se toma el tiempo de dejar que el bajo brille aquí y allá, como se ve en la fantástica “Cognitive Sedation Butchery”. En estos términos, este tipo de producción sofocante y brutal se complementa mucho la música, proporcionando un tono de guitarra y bajo bien empastados e increíblemente distorsionado, pero dejando a su vez que cada instrumento  respire gracias a la excelente mezcla. Ya por último, las baterías del veterano Brad Fincher son todo un pasadote y junto con las “voces” de Rosas diría que son el plato fuerte del álbum. Qué forma de percutar por favor.

A nivel compositivo hay la friolera de hasta tres temas que superan la marca de los seis minutos (algo increíble si tenemos en cuenta que hablamos de slam/brutal death), y cada canción muestra una estructura única, manteniéndola muy alejada del resto de la placa y proporcionando soluciones rítmicas sorprendentes (como en la increíble “Sculpted in Tyranny”).

¿Punto débil del álbum? Su duración. 47 minutos de slam, por mucho que a algunos nos guste el género, son muchos minutos y, aunque no hay temas malos a lo largo de todos los surcos que componen este plástico, al final todo puede resultar repetitivo/cansino si no se está del humor adecuado para digerir la obra. 35 minutos hubiera estado mucho mejor y la placa hubiera causado un “impacto sonoro” mayor. Con todos mis respetos hacia bandas como DYING FETUS (que de hecho me gustan mucho)… esto es otro nivel en cuanto a niveles de brutalidad y degeneración. Aquí no hace falta hacerse los malotes, poner cara de no haber cagado en años o intentar impresionar a adolescentes con picores. El nivel de perversión y brutalidad se consigue sin esfuerzo, es inherente. Hay sensación de suciedad y miseria humana que es lo que este estilo necesita como agua de mayo. Nada de “Rape Your Mother, Kill Your Dog” ni tonterías por el estilo. Esto es “Henry, retrato de un asesino” pero a lo bestia traducido al death metal.

Aparte de eso, poco más hay que decir. ¿Te gustan el brutal death y/o el slam? ¿Eres fan del clásico “Molesting the Decapitated”? Si has respondido afirmativamente a cualquiera de estas dos preguntas en tu cabeza te tienes que pillar este “Obscene Majesty” sí o sí. Si nunca has disfrutado o apreciado este género (que evidentemente no es para todos) esta obra no te hará cambiar de opinión. Se trata sin duda de un disco muy sólido, maduro, brutal y enfermizo por parte de unos veteranos de la música extrema que tienen las cosas muy claras y nunca se apastelarán un ápice.

Nota - 8.3

8.3

Nota

Aparte de eso, poco más hay que decir. ¿Te gustan el brutal death y/o el slam? ¿Eres fan del clásico “Molesting the Decapitated”? Si has respondido afirmativamente a cualquiera de estas dos preguntas en tu cabeza te tienes que pillar este “Obscene Majesty” sí o sí.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar