Criticas - novedades
Puntuación alta - recomendado

PHIL STILES (GBR) «The Anchorite EP»

Epictronic Records, 2020

AUTOR: Cesar Luis Morales

Sí, lo reconozco. He leído a Stephen King, a Clive Barker, a Poe… A cualquiera que me pueda guiar por esos oscuros callejones de la literatura que te hielan el alma y te estremecen el corazón en mitad de un latido. Pero… los relatos que más me han aterrorizado son dos que no tienen nada que ver con monstruos debajo de la cama, con el Pennywise, con entierros prematuros o con Midian. No, los relatos que más me han asustado son los que, en forma de futuro distópico, escribieron dos autores: “1984” de George Orwell y “Un mundo feliz” de Aldous Huxley. El Gran Hermano no es como no los describen en la primera obra, la droga soma no es suministrada como en la segunda, pero… Al ir leyendo dichos libros, y con un poquito de pensamiento crítico, descubres otras formas de control totalitario más sutil, otras drogas, otras eugenesias. Esa sensación de cotidianeidad y de familiaridad, esa sensación de estar inmerso en Matrix… Y eso, oh, niños y niñas, es más terrible que todas las novelas de terror juntas. ¡Colorea y aprende con Teo!

Y un músico, como sapiens dotado con habilidades creativas, es un ser que debe dar rienda suelta a esa creatividad, pero también, inmerso como se haya en una sociedad, debe tener claridad de pensamiento y saberse fruto de esas circunstancias y de esa sociedad, y si hay que criticar, se critica. Y sobre todo, fundamental, derivado de esa claridad de pensamiento, mente abierta, ¡porque he hablado con cada troglodita a tantos niveles, musical, social, político! Pero no es el caso que nos ocupa. PHIL STILES es la mente pensante detrás de FINAL COIL, a los que, por suerte, hicimos la crítica de su segundo lanzamiento “The World We left behind for others”. Y como músico, el británico nos vuelve a dar muestra de su talento creativo. Olvídate de aquellos ramalazos entre el Prog y el Post de FINAL COIL. Bueno, vamos a hablar en justicia: Phil sigue con la guitarra colgada al cuello, pero para el resto de instrumentalizaciones, se ha rodeado de un conjunto de samples, de loops, de electrónica… ¡Que me supongo que a algún troglodita musical le parecerá una aberración! Pero este músico está aquí para expresar lo que le quema en el interior, y esta vertiente electrónica de su música es tan válida como la de FINAL COIL.

“The Anchorite”, que así se llama el EP, abre con una “Intro”, una reverberación a modo de base sobre la que rasguea una serie de acordes tensos. Primera llamada de atención y a mí ya se me levantan las orejas. “A nation’s trust” mantiene un riff contenido, pero todo lo que llena el espacio es esa cantidad lisérgica de sonidos, de efectos, y la arrastrada voz a lo Snake de VOIVOD. Y la alienada y crítica letra no hace sino estremecerte: “A nation’s guilt not cleansed by lies”. ¡Madre mía, primera bofetada a la cara! Y ahora viene una pregunta bien jodida: ¿Cuánto crees que sabes de la realidad, de que tus pensamientos te son propios y de que tus opiniones no son inducidas por los Mass Media? Pues escucha “A slide into depravity” y se consciente, como dice PHIL STILES, de que estamos a la deriva en un mar de información en el que nos ahogamos. Ya os he dicho que Orwell y Huxley me dieron más miedo que King o Barker. Con dos temas ya pasados, te das cuenta de que sí, en efecto, hay guitarras, pero también más electrónica y trip-hop que en el “Mezzanine” de los MASSIVE ATTACK. ¿Y qué queréis que os diga? ¡Mola! Para la siguiente pista, “Antipathy”, no obstante, la guitarra si lleva la voz cantante hasta que la electrónica toma su protagonismo. Las letras, simplistas pero descarnadas.

Para ir cerrando un “Critical Thinking” (¿Qué os había dicho de pensamiento crítico?) glorioso: líneas de piano, base rítmica a base de electrónica, guitarras bien estructuradas y en su sitio con acordes emotivos y un mensaje claro: piensa por ti mismo, cuestiona la autoridad ¿o eres un borrego?

Una nueva y excelente muestra de un músico como debe de ser. Comprometido con su rol como comunicador, consciente del tiempo y de la sociedad que le ha tocado vivir, políticamente crítico,  atrevido e independiente en cómo afrontar este “The Anchorite”. ¿Electrónico? Sí ¿Trip-hop? También. ¿Guitarras? También. Pero un montón de cosas más. Échale unas cuantas escuchas y utiliza ese melón que tienes por cabeza, si no quieres que el Gran Hermano piense (aún más) por ti.

Puntuación

Nota - 9

9

Nota

Una nueva y excelente muestra de un músico como debe de ser. Comprometido con su rol como comunicador, consciente del tiempo y de la sociedad que le ha tocado vivir, políticamente crítico,  atrevido e independiente en cómo afrontar este “The Anchorite”. ¿Electrónico? Sí ¿Trip-hop? También. ¿Guitarras? También.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba