Criticas - novedades
Puntuación alta - recomendado

DEATHROLL (JPN) «A Sick Life»

AUTOR: Sebastián Abdala

La soledad de estos tiempos modernos nos empujan a ser más introspectivos y, a su vez, a buscar aristas más complejas. Estuvimos buena parte de este 2020 encerrados por obligación, torturados jugando un mano a mano con nuestro Ser Interior. Si bien este disco fue editado en Setiembre 2019, el trabajo del artista conocido como Kazu es un buen resumen de esta Era.

DEATHROLL es su proyecto unipersonal, donde él mismo se ocupa de soltar brutalidad y filosofía clásica ligada al Black y Death más genérico y rico a la hora de buscar algo original. El nombre del disco es “A sick Life”, una puesta en escena de una complejidad compositiva que se supera a sí misma track por track. Con una estética más bien Rockabilly influenciada por los “Johnny´s” cincuenteros que moraban en una Japón devastada moralmente, lentamente nos va hundiendo en una profunda y repelente escala hacia un sitio oscuro y lleno de putrefacción.

Los sonidos que encontramos rozan, mucho, una distorsión que para oídos nóveles pueden parecer desafinados, pero que en verdad están puestos allí con un sentido inefable y que busca generar incomodidad y escape. Esa supremacía que solo puede encontrarse en músicos experimentados y con las ideas claras, que se la juegan en un mano a mano (repito) que no se mantiene en una sola idea, al contrario.

La propuesta va buscando diferentes interpretaciones, de guitarras más densas y rítmicas, y con voces que esputan un gutural que te va llevando de la mano hacia un final oscuramente claro. La cepa del odio está sembrada, y si bien para los que somos occidentaloides nos resulta imposible no soltar un estereotipo con una katana o algún Pokemon, la sola presencia de ciertos términos y atmósferas nos deja rendidos y perplejos por tramos. Me refiero a joyas como “Abduction” o la extraña y suicida “The raptor flying away” una obra de arte para los Blackers más acérrimos y fanáticos de disfrutar del apocalipsis moral al aire libre… ¿por qué digo esto? Id a ver el vídeo en las RRSS y dejaos llevar por algunas melodías bien corrompidas por una garganta más cerca del Seppuku que de la iluminación.

A lo largo de este 2020 han ocurrido decenas de eventos perturbadores, y mientras seguimos alertas a noticias de cepas extrañas y de términos que aggiornamos para simplemente poder mantener una conexión con este Sub-mundo donde nos hemos despertado, yo cierro mi participación en Necromance hasta 2021, como si se tratara de un metáfora de alguien sellando mi ataúd… y en mi play-list eterno suena, claro, DEATHROLL como muestra de que muchas veces mejor estar solo que mal acompañado.

Puntuación

Nota - 10

10

Nota

La soledad de estos tiempos modernos nos empujan a ser más introspectivos y, a su vez, a buscar aristas más complejas. Estuvimos buena parte de este 2020 encerrados por obligación, torturados jugando un mano a mano con nuestro Ser Interior. Si bien este disco fue editado en Setiembre 2019, el trabajo del artista conocido como Kazu es un buen resumen de esta Era. DEATHROLL es su proyecto unipersonal, donde él mismo se ocupa de soltar brutalidad y filosofía clásica ligada al Black y Death más genérico y rico a la hora de buscar algo original. El nombre del disco es “A sick Life”, una puesta en escena de una complejidad compositiva que se supera a sí misma track por track. Con una estética más bien Rockabilly influenciada por los “Johnny´s” cincuenteros que moraban en una Japón devastada moralmente, lentamente nos va hundiendo en una profunda y repelente escala hacia un sitio oscuro y lleno de putrefacción. Los sonidos que encontramos rozan, mucho, una distorsión que para oídos nóveles pueden parecer desafinados, pero que en verdad están puestos allí con un sentido inefable y que busca generar incomodidad y escape. Esa supremacía que solo puede encontrarse en músicos experimentados y con las ideas claras, que se la juegan en un mano a mano (repito) que no se mantiene en una sola idea, al contrario. La propuesta va buscando diferentes interpretaciones, de guitarras más densas y rítmicas, y con voces que esputan un gutural que te va llevando de la mano hacia un final oscuramente claro. La cepa del odio está sembrada, y si bien para los que somos occidentaloides nos resulta imposible no soltar un estereotipo con una katana o algún Pokemon, la sola presencia de ciertos términos y atmósferas nos deja rendidos y perplejos por tramos. Me refiero a joyas como “Abduction” o la extraña y suicida “The raptor flying away” una obra de arte para los Blackers más acérrimos y fanáticos de disfrutar del apocalipsis moral al aire libre… ¿por qué digo esto? Id a ver el vídeo en las RRSS y dejaos llevar por algunas melodías bien corrompidas por una garganta más cerca del Seppuku que de la iluminación. A lo largo de este 2020 han ocurrido decenas de eventos perturbadores, y mientras seguimos alertas a noticias de cepas extrañas y de términos que aggiornamos para simplemente poder mantener una conexión con este Sub-mundo donde nos hemos despertado, yo cierro mi participación en Necromance hasta 2021, como si se tratara de un metáfora de alguien sellando mi ataúd… y en mi play-list eterno suena, claro, DEATHROLL como muestra de que muchas veces mejor estar solo que mal acompañado.

User Rating: Be the first one !
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba