Inicio Criticas CIVIL WAR (SWE) “The last full measure” CD 2016 (Napalm Records)

[CRÍTICAS] CIVIL WAR (SWE) “The last full measure” CD 2016 (Napalm Records)

civil-war-the-last-full-measure-web

Por Lluis García Sola

Para hablar de CIVIL WAR, evidentemente, resulta inevitable hacer referencia a la desbandada que se produjo hace unos años en el seno de los suecos SABATON, y es que, precisamente ahí, encontramos el origen de la banda que hoy nos ocupa presentando su tercer álbum, el de la definitiva consagración en lo más alto del Heavy Power Metal actual. “The Last Full Measure” es un trabajo exquisito, más que notable, que poco (o nada) tiene que envidiar al reciente “The Last Stand” de los anteriormente mencionados. ¿Obviamente hay cierta similitud sonora y compositiva entre ambas formaciones? Sí. Pero en esta ocasión, más que nunca, los protagonistas de hoy han conseguido un sello más personal.

“Road to Victory” arranca como un cañonazo, como mandan los cánones del Heavy Metal, con unas guitarras afiladas, con un riff principal demoledor, velocidad y un estribillo épico, sencillo y directo. Marca de la casa. En “Deleverance” siguen por la misma senda, acelerando los tempos y con una dupla a las seis cuerdas que brilla especialmente durante los solos, con una labor excelente de Rikard Sundén y Petrus Granar. En “Savannah” los suecos son capaces de explorar sus facetas más melódicas, sin perder un ápice de fuerza, con un excelente trabajo vocal de Nils Patrik Johansson, demostrando todo el potencial que ya dejó claro en ASTRAL DOORS. En ocasiones el tema roza la Ópera Rock al más puro estilo AVANTASIA.

Brillante “Tombstone”, capaz de transportarnos al mismísimo lejano Oeste, con un juego sonoro de lo más sorprendente, incluso desconcertante, que tan bien derivan a un frenético Heavy Metal de la vieja escuela. ¡Alcen sus jarras de cerveza (o whiskey) bien alto y reciten el estribillo tan alto como les sea posible! En “America” siguen dispuestos a hacernos bailar con sus melodías de guitarra y sus estribillos pegadizos, al galope que marcan Sundén y Granar. “A Tale That Never Should Be Told” trae de vuelta la esencia más SABATON, en un corte plagado de épica, con el omnipresente teclado de Daniel Mÿhr, y la aguda y rasgada voz de Johansson haciéndose fuerte a cada estrofa. De lo mejorcito del álbum.

Rinden sentido homenaje a las leyendas del Metal en “Gangs of New York”, tema más duro, pesado y pausado, pero con un gancho tremendo, en la línea de los mejores ACCEPT, por poner solo un claro ejemplo. Poco tarda en llegar la velocidad llena de adrenalina, con “Gladiator”, una de las composiciones más aceleradas y potentes del álbum, con la batería de Daniel Mullback pegando fuerte y empujando hacia el precipicio sonoro al resto de la banda. Un tema ideal para soltarse la melena (los que puedan) y dejarse las cervicales al son del headbanging más intenso. “People of the Abyss”, recupera la épica, el medio tiempo (si se puede considerar así) y los arreglos sinfónicos que tanto les gusta aportar en sus composiciones.

Llegamos al “final” con “The Last Full Measure”, un increscendo de Power Metal, con una intro prometedora y una grandiosa labor tanto instrumental como vocal en el que hacen gala de todo el potencial que poseen como músicos. Una de las canciones que no podrán faltar en sus repertorios, todo un himno, que no es casual que de título al disco. Despiden el álbum con dos bonus tracks que ni mucho menos se pueden considerar como relleno. “Strike Hard Strike Sure” destila velocidad y ecos de batallas victoriosas en cada uno de sus compases, y “Aftermath”, la “balada” que resulta prácticamente inevitable en estos lanzamientos, pero que quizás, y solo quizás, sea de lo más flojo o inspirado del conjunto. Sin desmerecer la labor de Johansson, en un registro más suave, arropado por el descenso en la intensidad (que no inspiración como demuestran los solos de guitarra) del resto de la formación.

Y así, como el que no quiere la cosa, llegamos al final de este sobresaliente “The Last Full Measure”, mi primer contacto con los suecos, a los que les he de seguir más la pista tras descubrir este gran álbum, surgidos de las cenizas de los cada día más populares SABATON, pero recogiendo de forma inteligente, talentosa y personal, las semillas que en su día plantaron enormes bandas como SAXON o GAMMA RAY. Por cierto, en más de un momento y tema he tenido la impresión de estar escuchando a Kai Hansen en algunos parajes. Quien sabe, igual me estoy haciendo mayor… ¿Te gusta el Heavy Metal? ¿Disfrutas como un loco con algunos (o todos) los grupos nombrados en esta crítica? Si es así, estás de enhorabuena, porque estamos ante uno de los lanzamientos más importantes del año de la mano de CIVIL WAR.

Este artículo ha sido leído: 165 veces!!!

Crítica
Puntuación
8

Dejar un mensaje