Criticas - novedades
Puntuación alta - recomendado

ABORTED FETUS (RUS) «Pyramids of Damnation»

Comatose Music, 2020

AUTOR: Sebastián Abdala

Los rusos de ABORTED FETUS han decidido sacar un disco plagado de brutalidad, Death con tintes clásicos y una ferocidad basada, esta vez, en una de las cunas de nuestra Humanidad: Egipto y su fragilidad espiritual, llena de sanguinarias y breves historias que cuentan acerca de las vicisitudes del Ser en busca de poder desde sus inicios. Por otra parte “Pyramids of damnation” es un disco lóbrego, con recursos técnicos geniales y la intención de sonar en una línea clásica del Metal Extremo.

El recorrido de la banda (desde el año 2000) se nota en el modo de pergeñar una combinación cruda en las resonancias, contundente en los cambios de ritmo, generando un caos que te sobrecoge por esa ferocidad que está a un paso de la saturación. La apertura con “Pharaoh’s Disasters” es una muestra del manejo de la técnica por encima de la brutalidad, como un guiño, que queda claro en el tramo compuesto por “Earth´s bloody punishment” y “Execution by toads”. Buenas interpretaciones solitarias de la guitarra, llegando desde el fondo del estudio, casi en otra sintonía, pero inflando ese canal que ha abierto esa garganta. Luego servíos una copa fría de algo, relajad los músculos y dejaos llevar por otra intensidad, que comienza con una sección de cuerdas étnicas que abren las puertas a una macilenta composición llamada “Queen´s prophecy”, donde la garganta te tira guturales espesos y un doble bombo arrollador termina de sepultarte.  Las plagas se intensifican con  “Cattle Pestilence” y “Goddess Of Chaos” que se apoyan por completa en una batería desbocada y asesina, la lentitud de las armonías es increíble, como estar viviendo en carne propia las convulsiones que te generan decenas de insectos carnívoros haciendo un nido en tu cerebro y el coxis.

El sonido es seco, como si algunas tomas hubieran sido grabadas y pegadas con un juego de cinta abierta, saturando en momentos adecuados, con juegos de breakdowns que suman más color hasta que entra un solo de guitarra sorprendente. Pero tampoco se abusa de esta  técnica, el concepto global es narrar la caída de un faraón con graves problemas. Por eso “Locust Of Death” o “Fire Spreading Over The Earth” tienen esos toques de teatralidad  y descarnado sonido gutural lleno de caos bajo una lluvia de sangre que las cuerdas se ocupan de crear. Puede que lo mejor del disco sea “Fear Of Darkness” la sincera última anotación de un ser ya despojado de todo, con excelentes combinaciones de sonidos como arrancados de un viento fétido que todo lo arrastra. Las guitarras conjugadas con el bajo para, en algo más de 7 minutos pasar por tanto Brutal Death que uno queda sosegado y en tu cabeza se repite ese doble bombo a lo largo del día.

La historia nos dice que todo lo que hoy vivimos es casi un error, la avaricia, el odio, el dolor, son cosas que siempre han hecho punta en la ambición humana, o han sido, como corolario, el efecto final de un psicópata con poder gobernando una raza. ABORTED FETUS con este nuevo disco, al menos, me ha hecho pensar en esta idea constantemente. “Pyramids of domination” además de un disco que rezuma Brutalidad y grandes composiciones que tienen una carga furiosa en las bases y esporádicos solos de guitarra de alta calidad, es una muestra de que la misantropía es tan parte de nuestra Raza como cualquier otro instinto de defensa.

Puntuación

Nota - 9

9

Nota

“Pyramids of domination” además de un disco que rezuma Brutalidad y grandes composiciones que tienen una carga furiosa en las bases y esporádicos solos de guitarra de alta calidad, es una muestra de que la misantropía es tan parte de nuestra Raza como cualquier otro instinto de defensa.

User Rating: Be the first one !
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba