Novedades
Puntuación alta - recomendado

INERT (ESP / SWE) «Vermin» CD 2019 (Neckbreaker records)

Existen, dentro del imaginario popular, una serie de bestias formidables que habitan en los recónditos rincones de nuestra mente gracias a la prosa de ciertos autores. El Balrog de Moria de Tolkien, el Cola-cuerno húngaro de J.K. Rowling, el impronunciable y recurrente Cthulhu de Lovecraft y la lista suma y sigue hasta el infinito… ¡Colorea y aprende con Teo!

Pero, personalmente, dentro de todo ese bestiario, existe una que se lleva la palma. Frank Herbert escribió en su momento – por extensión, por profundidad y por un montón de razones más – el equivalente a “El Señor de los Anillos” pero en la ciencia ficción: “Dune”. En dicho planeta, en Arrakis (también conocido como Dune) habitan los Shai-hulud, los gusanos de arena. ¿Podeis imaginar un gusano del tamaño de una cordillera (trescientos o cuatrocientos metros de largo)? ¿Podeis visualizar esa bestia que se mueve como un tren de carga con un sonido crepitante bajo las interminables arenas de Arrakis? Esa es mi recomendación literaria de hoy.

Con respecto a la recomendación musical, tenéis este otro gusano, del latín vermis, vermis, y que ha derivado hacia el inglés “Vermin” (en realidad, se traduce como bicho, alimaña, pero…). Pues este álbum es la carta de presentación, después de un EP del 2016 “Obliteration of the Self”). ¿Y qué es “Vermin”? Pues un Shai-hulud, un gusano de arena, una bestia enorme que avanza arrasando todo lo que encuentra a su paso. La banda, los padres creadores, INERT son un par de rara avis que habitan a unos tres mil kilómetros el uno del otro: el guitarrista Xavier Aguilar y el vocalista Gustavo García; el primero, en Estocolmo, el segundo, en Barcelona. Y encima pa’más cojones se ponen como nombre INERT: flojo, incapaz de reacción, inactivo. Aquí no hay nada inerte, nada flojo; todo lo contrario: hay pulso, hay vida, hay – como ya he dicho- un Shai-hulud que se mueve como una locomotora a toda máquina.

Abrimos con el homónimo “Vermin” y ya asoman las orejas del lobo, traqueteo de timbales para pasar al asalto frontal al más puro estilo Old School. Sí, de esto hemos mamado tú y yo, y nos pelamos las orejas e hicimos callo. Pero suena fresco, contundente, eléctrico, furioso y da paso a “Bassals de Sang”, en la misma línea. Riffs amenazadores, a medio tiempo, dan paso a “Murderer in me” y Martin Karlsson empieza a hacer de las suyas (al igual que en resto del disco) demostrando ser un batería dinámico, versátil y muy competente, un músico al que se le nota la experiencia y sabe cómo llevar la batuta en una banda como INERT. En su segunda parte, el tema se aparta de la vieja escuela y se marca unas notas discordantes que dan gran dinamismo a ese interludio, aunque luego el Shai-hulud comienza de nuevo su avance imparable. “Kingdom of Sulphur” abre con un growl embrutecido de Gustavo, como un gorila en la niebla, y el tema es azufre puro, quema, abrasa; es como un enjambre de avispas enfurecidas en tu cabeza, dando paso a un “Value’s Decay” que no te deja reponerte del ataque anterior, y deambula entre el Death y el Thrash con una gancho terrible, para pasar por partes más acústicas en su fade-out.

Dónde las cosas se ponen realmente buenas es en el siguiente tema, “Rotten Corpse Feast” (uno de mis favoritos del álbum). Aquí es que es lo que es: título escandalosamente explicito, riffs a todo meter, batería acelerada que pasa de lo Hard Core a los dobles bombos y blast-beats más Death, growls encabronados, una guitarra dinámica y tirando de palanca de tremolo. “La Malura” puede pasar por la banda sonora de una película de terror, convenientemente electrificada y con la cruel interpretación de Gustavo, y esos sonidos finales (lóbrega campana, zumbido de moscas…). “Vermin (New Breed)” cuenta con esos solos alocados tan Kerry King y tirando de nuevo a todo lo que da de la barra de tremolo; pero cuando te han vuelto la cabeza del revés se cascan una versión de “Horse’s Mane” de los darkies ANIMIC, convenientemente INERT-izada. ¿Qué, cómo se te queda el cuerpo?

 Hablando directamente el otro día con Xavier, vía chat de Facebook, se lo dije así: ¿Death Metal con una conexión Barna-Estocolmo? Tiene que ser bueno por cojones. Y sí, INERT no han fallado a las expectativas. ¿Te gusta el Death Metal? ¿El Old School? ¿O te gusta más el nuevo? ¿O te gusta mezclado con buenos trallazos Thrash? Si a todas estas preguntas o a alguna de ellas puedes responder con un sí, “Vermin” es un álbum fundamental e imprescindible en tu estantería. Recuerda lo que es un Shai-hulud desplazándose por Arrakis, eso es “Vermin”.

Nota - 9.5

9.5

Nota

¿Te gusta el Death Metal? ¿El Old School? ¿O te gusta más el nuevo? ¿O te gusta mezclado con buenos trallazos Thrash? Si a todas estas preguntas o a alguna de ellas puedes responder con un sí, “Vermin” es un álbum fundamental e imprescindible en tu estantería. Recuerda lo que es un Shai-hulud desplazándose por Arrakis, eso es “Vermin”.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar