Criticas - novedades

THE RAVEN AGE (GBR) «Exile»

EX1 Records, 2021

AUTOR: Cesar Luis Morales

Dicebamus hesterna die… Así comenzaba Fray Luis de León su primera clase después de pasar varios años encarcelado por orden de la Inquisición. Realmente, es muy dudoso que ese “Decíamos ayer” fuese pronunciado por el poeta, pero sí es cierto que hablábamos hace unos días sobre la influencia de padres a hijos con la crítica del álbum de GO AHEAD AND DIE (Max Cavalera y su hijo, Igor Amadeus Cavalera). Pues aquí seguimos con sagas familiares. En este caso nos metemos con una de las vacas más sagradas de este mundillo: Señoras y señores, niños y niñas, con ustedes, el rey de las tripletas, el bajista más bajista, Mr. Steve Harris, que desde hace más de cuatro décadas comanda con su Fender las épicas cabalgadas de IRON MAIDEN. ¡Colorea y aprende con Teo!

Pues de la misma manera, imaginaos, si podéis, la presión de ser “hijo de…” y meterte en el mundillo musical portando ese apellido. Sin prisa pero sin pausa, la gente de THE RAVEN AGE, donde George Harris (el hijo de…) milita como guitarrista, van sacando álbumes consolidando su estilo. Nacidos en 2009, la banda va a su rollo, alejados del sonido más maidenesco y metidos en la nueva generación del Metal, entre el Alternativo y el Groove, pero para este “Exile” se han ido por unos derroteros más melódicos y acústicos. Como me gusta saber de dónde viene una banda, he estado escuchando cosas de sus anteriores álbumes, “Darkness will rise” (2017) y “Conspiracy” (2019) y el cambio estilístico se hace notar. Me ha pasado un poco como cuando descubrí a los IN FLAMES. A los suecos los descubrí con el “The Jester Race” y luego me fui a los clásicos, “Colony” o el “Soundtrack…”.

“No man’s land” inicia el álbum con la magnífica voz de Matt James, arropado por unas excelentes guitarras a cargo de “el hijo de…” y Tony Maue. Y de igual modo, los temas se van desgranando uno tras otro. “Wait for me” combina perfectamente ese inicio acústico con potentes acordes electrificados. Alejados de la fórmula fácil que supondría seguir el “legado de la bestia”, la banda se define musicalmente por otros derroteros. A pesar de ello, en su tercer tema, “Fireflies”, siguiendo con la dinámica acústica, la banda muestra unos fraseos muy maidenescos (¿Podéis decirme una banda sobre la que no haya influido la Dama de Hierro?). Este trabajo se basa en tomar temas de anteriores trabajos suyos y darle ese aire acústico, una nueva visión, una re-composición de los mismos y, la verdad sea dicha, les funciona, como es el caso de “As the world stood still”. “A look behind the mask” sigue en la misma línea, mostrando su versatilidad y calidad como músicos, a una banda que busca ver dónde están sus propios límites, y se muestran cómodos también en formato acústico. Supongo que es fácil, cuando eres “hijo de…” y has mamado la música desde que apenas te sostenías de pie y tu primer juguete fue una guitarra. Cierran el recopilatorio con “Hold high the Fleur de Lis”, sacada de su álbum de 2019, “Conspiracy”.

Pero en la recta final del recopilatorio, nos regalan con varias canciones en directo. “Seventh Heaven” abre majestuosamente con poderosos riffs y una banda completamente distinta, netamente metálica pero conservando la calidad y la brillantez y sí, hay guiños muy maidenescos. Repito, ¿Podeis decirme una banda sobre la que no haya influido la Dama de Hierro? “Angel in disgrace” por el contrario, nada tiene que ver con las huestes de Steve Harris y se mete más en los derroteros del metal de las últimas generaciones, pero conservando ese ataque a dobles guitarras tan característico de los MAIDEN. “Surrogate” es agresivamente rápida, nada que ver con todo lo que acústico que ha precedido. Y para cerrar, “Forgotten World”, que le ocurre lo mismo: una rápida cabalgada, con una banda potente y honesta, con calidad musical y perfectamente focalizada.

Hemos vuelto a las relaciones paterno-filiales, a las enseñanzas que se pueden trasmitir de padres a hijos; a como los hijos acaban siendo más parecidos a sus padres de lo que quisieran, a como THE RAVEN AGE cuenta entre sus filas con el “hijo de…” pero nada que tiene que ver una banda con otra, ¿O sí? Ya sabemos que “El Legado de la Bestia” es parte crucial del entendimiento y de la evolución del Metal en las últimas décadas, pero… ser “hijo de…” no implica seguir los mismos pasos que tu padre, aunque, y esto es verdad innegable, nos parecemos más de lo que quisiésemos a nuestros progenitores.

Puntuación

Nota - 8

8

Nota

Hemos vuelto a las relaciones paterno-filiales, a las enseñanzas que se pueden trasmitir de padres a hijos; a como los hijos acaban siendo más parecidos a sus padres de lo que quisieran, a como THE RAVEN AGE cuenta entre sus filas con el “hijo de…” pero nada que tiene que ver una banda con otra, ¿O sí? Ya sabemos que “El Legado de la Bestia” es parte crucial del entendimiento y de la evolución del Metal en las últimas décadas, pero… ser “hijo de…” no implica seguir los mismos pasos que tu padre, aunque, y esto es verdad innegable, nos parecemos más de lo que quisiésemos a nuestros progenitores.

User Rating: Be the first one !
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba