Entrevistas

INANNA (CHL)

Entrevista con Carlos Fuentes y Max Neira

AUTOR: Luis Martínez

Los chilenos INANNA vuelven a la carga con «Void of Unending Depths», su tercer trabajo, donde nos deleitan con un Death Metal denso, oscuro y muy trabajado; trabajo del que nos hablan en esta entrevista de Luis Martínez dos de sus miembros, concretamente Carlos Fuentes y Max Neira.

Hola a todos en INANNA, ¿qué tal estáis por Chile? Como estoy seguro de que muchos de nuestros lectores el nombre de INANNA no les suena de nada, ¿podríais presentar a los músicos que conforman la banda?
Max: Saludos interdimensionales y positrónicos augurios para todos los lectores de Necromance, aprovechando de agradecer a sus editores por el interés y el espacio que nos han otorgado entre sus párrafos de metálica enajenación. La banda está en buen estado de salud, apostada de momento en sus cuarteles, dando rienda a los ensayos para poder escupir en vivo de la mejor manera posible nuestro nuevo material alrededor de nuestro país. En el intertanto, muchas ideas están mutando en recovecos de nuestras cabezas, ya pensando en primeros acordes para algún futuro material, aunque paso a paso, ya que lo primero, como les decía es presentar en vivo nuestro último material. Los sospechosos de este revoltijo de insania son Diego Ilabaca (guitarra), Cristóbal González (guitarra), Carlos Fuentes (batería) y Max Neira (bajo/voz).

Vais a editar “Void of Unending Depths” a través del sello MEMENTO MORI RECS. ¿Cómo os sentís a pocos días de la publicación de este nuevo álbum?
Max: Para empezar, si me permites, quisiera hacer una fe de erratas. Memento Mori editó, a nivel mundial, nuestro disco el día 25 de abril de este año. Viajando en el tiempo unos meses atrás, la verdad que no sentíamos demasiadas cosas más que la ansiedad de liberar de una vez este trabajo. Ahora, volviendo al plano actual, lo que vino después de esos días de abril no ha sido más que perplejidad y asombro al darnos cuenta de la excelente y masiva reacción que ha tenido “Void of Unending Depths”, desde muchos rincones del orbe. Como banda ya veterana, y con honestidad, esto nos ha tomado por sorpresa, ya que jamás esperamos semejante entusiasmo de parte de los bangers del underground internacional. Los reviews han llegado por montones, ofrecimientos de reediciones de antiguo material, consultas, etcétera; algo totalmente inédito en nuestros 20 años de accidentado viaje. La verdad estamos muy satisfechos, y también algo ansiosos, nuevamente, ya que no estamos acostumbrados a este nivel de exposición. Debemos dar un porcentaje enorme del crédito a Raúl, maese de Memento Mori, por confiar en nosotros y hacer un trabajo titánico de diseminación, sin el cual quizá ustedes como revista jamás se hubieran enterado de nuestra sola existencia.  

Han pasado diez años desde la publicación de vuestro “Transfigured in a Thousand Delusions”, ¿Por qué tanto tiempo entre ambas ediciones? ¿Qué supuso este álbum para la historia de INANNA?
Max: Para comenzar nos alegra mucho y nos sorprende que “Transfigured in a Thousand Delusions” haya llegado hasta tus oídos, ya que coronó un proceso de mucha inestabilidad y problemas, y no me refiero a ningún roce dentro de la banda. Es una situación algo contradictoria, ya que este segundo álbum nos provoca mucha satisfacción artística y a la vez una gran frustración. Luego de un año y medio de trabajo incesante, confiamos este álbum a un desdeñable sello local, el cual prometió el oro y el moro, y nosotros, como un atajo de zopencos, caímos. Para esos años, nosotros considerábamos este álbum como nuestra obra maestra, un regalo para nosotros mismos y premio de nuestro esfuerzo, pero la nula o, más bien, inexistente labor de dicho sello indigno en ámbitos de promoción, lo llevó al vacío total, ni siquiera siendo muy conocido en nuestra propia tierra. Si bien de 2013 a 2016, este trabajo se propagó en vivo en cada lugar que nos permitiera la entrada, esa frustración como que nunca dejó de deshacerse, y nos afectó mucho en el plano creativo, llámese componer el siguiente álbum. Pero ahora lo bueno. Nuestro concepto de “obra maestra” nunca cambió, y mirando hacia atrás, es el disco que nos hizo graduarnos a un siguiente nivel, y eso es sencillo: Encontrar nuestro propio sonido. Los niveles de meticulosidad en cada arreglo se hicieron comunes, y nos llevó a siempre buscar más, desarmar y reconstruir acordes, expandir el concepto, sónico y musicalmente hablando; la música se volvió cada vez más violenta e insana, a la vez proyectada a dimensiones fuera de este plano, esferas de otro planeta, etcétera. Fue una dicotomía algo bizarra, pero finalmente nuestro metal fue el que prevaleció, y es posible que hoy no estaríamos hablando de nada sin la creación de aquel trabajo.

Tras este álbum, editasteis dos álbumes en directo, es algo extraño que una banda de Death Metal edite un álbum en directo, más extraño es que edite dos seguidos, ¿Cómo surgió la idea de hacer estas ediciones?
Max: En honor a la verdad, teníamos que mantener al buque en movimiento, para que no se oxidase y quedarse varado en la nada. En la década transcurrida entre estos dos full-lenght ocurrieron enormidad de cosas, pero estas no se pudieron traducir en nuevo material y su consiguiente lanzamiento. Yo, en lo personal, a través del sello propio Machalia Recs (RIP) propuse a los muchachos editar en formato cassette, con una cuidada presentación, un show grabado vía consola el año 2005, que registra de buen modo nuestros años de demos y descarrilamiento total, siendo aún todos veinteañeros desaliñados, libres de reponsabilidad. “Ancient Horror Unleashed” fue titulado ese registro, y se limitó a 200 copias que nunca volverán a ver la luz. En el caso de “Live Antiquity”, nació por idea de Carlos, mientras nos sumíamos en la atrofia mental de las cuarentenas restrictivas durante 2020. Él tomó, remezcló, masterizó y aceitó las pistas de un buen concierto de febrero de 2017, para darlo a conocer en formato digital y video; aunque aprovechamos de anunciar que en fechas cercanas saldrá en CD por una etiqueta nacional. En fin, volviendo al principio, había que alimentar a la bestia, ya que múltiples circunstancias nos tenían recluidos en el limbo. Fue una buena idea de todos modos, durante plena faena de trabajo del tercer LP.

Llegamos a 2022, hora de editar vuestra nueva obra “Void of Unending Depths”, como ya comenté en mi reseña de este álbum, me parece un álbum realmente apabullante en el aspecto musical, con muchísima variedad y sin encerrarse solamente en un estilo, aunque vuestro sonido sea propiamente el de una banda Death Metal. ¿Cómo ha sido el proceso creativo de este álbum?
Carlos: Este fue un proceso bastante diferente debido a la pandemia. Los primeros riffs que se gestaron para “Void” sucedieron pocos meses antes del arribo del covid-19, y también poco antes de aquello, Cristóbal hace su ingreso oficial a la banda, por lo que fuimos afortunados de hacer una presentación en vivo exitosa, sumado a las reuniones que definieron el plan a seguir para la creación de un nuevo álbum antes que los encierros y prohibiciones fueran ya una realidad. “Among Subaqueous Spectres” y “The Key to Alpha Centauri” fueron los primeros temas en ser creados, y decidimos llevarlos a formato demo de inmediato,  aprovechando la posibilidad de poder ocupar mi estudio de producción, dado que las salas de ensayo estaban cerradas y no existía fecha clara de reapertura para aquellos lugares. La realidad, es que todo el disco se realizó en forma remota, y reemplazamos la discusión grupal de sala de ensayo, por correcciones de estos demos y mucha mensajería. De esa manera logramos darle forma al álbum y poder tener claridad absoluta de lo que luego registraríamos en versión definitiva. Para nosotros fue un proceso complejo, pues nuestra naturalidad es trabajar en sala todos juntos, pero definitivamente crecimos como banda en el aprendizaje de esta mecánica de trabajo.

¿Cuántas horas de trabajo hay detrás de las composiciones y cuantos cambios para llegar a tener estos temas listos y estéis totalmente satisfechos con su resultado?
Carlos: A nivel personal debo decir que estoy bastante satisfecho con el trabajo realizado, y cada vez que pongo en mi radio el CD, no paro de oírlo hasta que suena la outro marina de despedida de “Cabo de Hornos”. Ahora, si tú me preguntas ¿Podría haber resultado mejor? La respuesta sería: “Por supuesto que sí”. Son muchos factores que hicieron de este proceso una experiencia límite. Mi estudio de producción está ubicado en mi departamento, por lo que si bien podíamos avanzar muchísimo, habían muchas cosas que se iban postergando, como la práctica en batería real y no el simple acto de escribir baterías virtuales y así mismo, la incertidumbre de la vida misma, saber si mi negocio continuaría o no, y esto reflejado en día a día de cada uno de nosotros influyó bastante en la energía que le pusimos a este disco, una sensación de presión autoimpuesta que nos llevó rápidamente de dos temas a seis, mientras Diego, que en esos días vivía separado de nosotros en la costera ciudad de Viña del Mar, forjaba sus demos de “Cabo de Hornos”. Cada creador sabe cuántas horas invirtió en sus riffs, pero ninguno dudó a la hora de hacer pedazos las creaciones para llegar a una mejor versión, y eso definió el rigor del proceso, los demos los hacíamos con toda la seriedad de una grabación oficial y si bien teníamos un marco de tiempo para la producción completa, preferimos cerrar el proceso creativo y dar apertura al registro una vez los temas se sintieran correctos. La entrada oficial al registro fue el Viernes 20 de Agosto del 2021, fecha en la que iniciamos la grabación de baterías. Cuatro días intensos de trabajo que nos permitieron tener la base para continuar con el resto que podíamos hacer cómodamente en mi hogar, mientras las restricciones sanitarías lo permitieran, y esto último nos jugó mucho en contra teniendo un integrante que no vivía en la misma ciudad, pues los permisos de desplazamiento eran por motivos y tiempos específicos, lo que nos llevó a terminar las grabaciones en el mes de enero, dejándonos no más de tres semanas para mezclar y masterizar el álbum, y fue gracias a todo lo anterior mencionado, que logramos construir exitosamente una mezcla que nos representaba como banda y cumplir con el plazo que nos otorgó Raúl de Memento Mori, quien pacientemente nos esperó e incluso, nos otorgó algunas prórrogas para poder revisar de forma extensiva el material que entregaríamos. Como puedes observar, la ansiedad de lo que fue “Void” aún habita en nuestros seres, pero reitero, que todos muy felices de haberlo creado y de sus frutos.

Siguiendo con este nuevo álbum. ¿Creéis que hay algún tema que os defina ahora mismo como banda o pensáis que todo el conjunto del álbum es INANNA en su perfecta definición?
Max: “Void” es un fermentado bien complejo, con muchos ingredientes que a veces chocan entre ellos, pero finalmente, esta fusión de estados químicos crean y expelen una obra conjunta, a la cual no le sobra nada, al menos eso suponemos. No sabemos cómo se escucha desde afuera, pero creemos que resume perfectamente, como unidad, el sonido de INANNA, y construye un tríptico perfecto con nuestros dos discos anteriores. No podríamos elegir solo un tema, según tu pregunta, así que nos atenemos no más al feedback que hemos recibido de los comentarios. Por ejemplo “The Key to Alpha Centauri” enclaustra todos esos momentos inquietantes de lo desconocido, en este caso de las oscuras y crípticas habitaciones del espacio exterior. “Underdimensional” explora nuestra veta más progresiva de las bandas de culto de los setentas, mezclado con muchos elementos de Death Metal de la era primigenia. “Cabo de Hornos” espera, en el último surco, para amalgamar en una sola pieza todos los elementos anteriores, pero sumándole la búsqueda de la épica y vastedad de los terrores de la psiquis y el poder de los océanos, elemento primordial desde nuestro primer demo, hace ya 20 años.

Sin duda, el álbum creo que bebe de muchas influencias, aunque la base sea puramente Death Metal, pero ¿qué nos podéis contar sobre toda esa cantidad de detalles diferenciadores que se escuchan a lo largo de los temas? ¿Qué otras bandas alejadas del Death Metal han influido en vuestra concepción y formación musical?
Max: Es cierto lo que dices sobre el hecho de ser una banda puramente Death Metal, al menos desde nuestra parte, nuestro norte y declaración de principios fue concebida con ese fin. Pero como bien planteas en tu pregunta, la vertiente de influencias para nuestra música es muy variopinta. Nos costó mucho tiempo instalarnos en el medio como un ensamble de Death Metal sin apellidos, porque la variedad infinita de rótulos y subgéneros no nos complace para nada, ya que al “unirse” a alguno de ellos, puede desviar y confundir lo que hacemos con otras propuestas que no tienen nada que ver con nosotros. Nuestra fuerza creadora proviene de la violencia, velocidad, tensión, misticismo, pavor, la importancia del riff, los leads de guitarra, etcétera. Nunca hemos renunciado a eso. La espina dorsal de INANNA fue construida muchos años antes de que existiera la agrupación como tal. La escuela americana de comienzos de los noventa nos afectó de manera definitoria. La raíz primaria proviene de actos como DEATH, MORBID ANGEL, DEICIDE, SUFFOCATION, ATHEIST, CANNIBAL CORPSE, CYNIC, NOCTURNUS, y muchos otros, durante esa vorágine que sacudió al metal en esos años, y como adolescentes, no pudimos estar ajenos. En otro plano, las melodías siniestras y profundas de DISSECTION, EMPEROR o el viejo MAYHEM, también hicieron lo suyo, a pesar de que no estábamos demasiado interesados en el Black Metal. El Death Metal es el estilo más versátil que se ha gestado, no obedece a dogmas, reglas ni nada, es un espacio abierto de constante exploración, sin dejar nunca de lado la brutalidad maligna que le es inherente. Influencias ajenas al metal también son innumerables, sin embargo, solo me atrevo mencionar algunas aquí, como GENESIS, KING CRIMSON, YES, SOFT MACHINE, RUSH, LED ZEPPELIN, CHICAGO y cuantos otros portentos de antaño. Todo esto confluyó en un gran caldero hirviente y poco a poco expeler una sola maldición, que nos reúne en esta oportunidad.

Creo que el aspecto lírico es muy importante en las bandas y saber crear una perfecta simbiosis entre la música y el mensaje a transmitir es tan difícil como importante a la hora de cuidarlo por parte de las bandas. ¿Qué opinión tenéis sobre este tema? ¿Podrías explicarnos el aspecto lirico de esta nueva obra?
Max: Bueno, como autor de todas esas aberraciones llamadas letras, debo partir con el cliché de siempre. Las letras son para el lector, y solamente él podrá sacar sus propias conclusiones sobre de que tratan, si es que existe algún subtexto o no, o si poseen algo más bajo la superficie, y eso. Bueno, primeramente, aquí no hay ningún mensaje a nadie ni nada, no nos corresponde soltar ideologías, métodos de pensamiento, ni caminos que deben tomar los demás. La base principal de estas líricas siempre ha sido una mixtura entre la buena literatura de ficción con las profundidades insondables de la mente humana, un lugar bastante aterrador, si me permites. Al leer los textos, cae de cajón que la obra de HP Lovecraft está presente, y es cierto, es muy importante. Este escritor abrió la puerta a los horrores del subconsciente y así la búsqueda de las preguntas ancestrales, como otros misterios mitológicos, como el enigma de lo insondable del espacio, la geografía desconocida, la inmensidad del mar, y mucho más. Para no ahondar más, “Void” no es un álbum conceptual, pero más de la mitad de sus canciones están ligadas, líricamente hablando, como un momento de claridad dentro de las sombras en las profundidades acuáticas. Junto con el salvajismo y vileza de la escritura, aflora la búsqueda de Lovecraft y su calculado desorden cerebral de manera mucho más compacta que antes, prueba de ello es “Cabo de Hornos”.

En mi opinión, este nuevo álbum es una de esas obras que necesita de varias escuchas para poder apreciar todos los detalles que se han incluido. Cómo pensáis vosotros que debe hacerse la escucha de “Void of Unending Depths”, en la propia habitación con un buen equipo y apreciando todos los detalles, en el coche durante el camino a casa o el trabajo, …?
Carlos: Efectivamente este es un disco que esconde muchos detalles, hay cosas métricas, armónicas, de estructura, etc., que hacen de cada uno de los temas impresos una experiencia inmersiva. Por ejemplo, no es del todo evidente la cantidad de compases impares diferentes que esconde “Evolutionary Inversion”, o que al final de “Among Subaqueous Spectres” hay cinco guitarras diferentes registradas, etc., etc. Esto fue parte de nuestra idea, poder imprimir detalles sutiles de producción, que no hicieran de la experiencia en vivo algo pobre, muy por el contrario, en vivo puedes oír todo lo registrado y sin usar samples, solo que en estudio separamos las capas sonoras lo más posible, permitiendo esconder aquellas cosas que solo reflejan un adorno y dejando al frente lo que realmente importa, para así efectivamente entregar un disco que es bastante frontal, que puedes oír y disfrutar en un ambiente ruidoso y lleno de distracciones, pero que de seguro te traerá sorpresas para cuando puedas sentarte a oírlo en tu espacio favorito e íntimo. Personalmente, recomiendo que el auditor tenga la posibilidad de realizar esto último, pues definitivamente es un conjunto de creaciones musicales que navegan diferentes estados, y serán más apreciables los contrastes entre hipnótico/frontal, brutal/denso, estricto/progresivo que presenta este álbum en la intimidad.

Si tuvieseis que explicarles a los lectores de NECROMANCE DIGITAL MAG. cómo es INANNA y qué se van a encontrar escuchando vuestra música, ¿cómo lo haríais?
Carlos: INANNA es un pulpo de profundidades de magna proporción que en cada tentáculo posee una partitura diferente, si puedes imaginar en sonido esa analogía gráfica podrás disfrutar más profundamente la dualidad que el mismo nombre nos representa, somos guerra y fertilidad en pocas líneas. Nos gusta definirnos estrictamente como Death Metal, pues creemos que dicho género musical posee múltiples expresiones y como conjunto creativo tenemos formas muy diferentes de expresarlo, que de alguna forma convergen en el resultado sonoro que esta banda imprime. Diego tiene un sonido melódico característico, muy melancólico y docto, que representa la visión más perfeccionista y progresiva de la banda. Max compone de forma mucho más espesa y frontal, resultando en nuestra faceta más agresiva, pero así mismo, es quien constantemente nos sorprende con estructuras y armonías que como guitarristas todos, jamás podemos visualizar, solo él las descubre. Cristóbal es un disonante apasionado, que gusta de imprimir violentas mareas sonoras, como las que al mismo tiempo asustaban y apasionaban a la gente en la época de Wagner o Mahler por su potencia sonora. Yo me puedo describir como un amante del sonido tétrico, triste y rítmicamente deforme, como lo es “La Noche Transfigurada” de Arnold Schoenberg, me gusta la dualidad sonora que pueda hacerte sentir inquieto o intrigado, pero al mismo tiempo acogido. Como leen, somos cuatro facetas profundamente separadas, que buscan imprimir música en un mismo navío, unidos por una antaña amistad y pasión por la música.  

Supongo que INANNA es una banda de directos, vuestras ediciones previas así nos lo demuestran, ahora que llega el momento de presentar y promocionar este nuevo álbum, ¿qué tenéis pensado hacer para darlo a conocer al máximo público posible? Podríais llegar a visitar el viejo continente para presentarlo al público español y europeo?
Max: Hemos pasado algunas temporadas completas tocando exclusivamente en nuestra ciudad, como también recorrido nuestro país de punta a punta en el pasado. El tema del directo siempre fue esencial para nosotros, aunque los años nos han caído encima, y de a poco la energía ha decrecido, y es totalmente normal, quizá eso ha provocado que hemos estado menos activos en vivo que en la década anterior. Pero como tú dices, debe ser ahora el momento y dar el paso para cruzar el charco y poder presentar nuestro repertorio en Europa o los Estados Unidos; si bien no es un requisito vital ni menos una obligación, lo correcto sería hacerlo. Hay que aprovechar esta ventana que nos ha dado el empuje de la promoción entregada por Memento Mori, que nos ha dado vitrina en el under mundial como nunca antes; aprovechar digo, porque estos momentos son efímeros, y uno lo que menos debe hacer es dormirse en la comodidad.

¿Qué nos depara el futuro de INANNA? ¿Tardaréis otros diez años en ofrecernos otro álbum?. En los últimos años hemos podido disfrutar de grandes bandas de Death Metal que llegan desde Chile. ¿Cómo veis la escena en vuestro país a nivel de bandas, seguidores, apoyo a este estilo? ¿Nos recomendaríais alguna banda nueva o ya veterana chilena que este infravalorada en el underground mundial?
Max: Peligrando de sonar demagogos, solo podemos asegurarte (y a nosotros mismos) que una brecha tan extensa de tiempo muerto jamás se repetirá, mientras mantengamos el ímpetu que nos permitió sacar adelante nuestro nuevo esfuerzo. Como algo decía más arriba, los ácidos ya están bullendo, aún incipientes, y ya vemos en el horizonte una respuesta a “Void”. Componer material es la pus que alimenta nuestras ganas de seguir en esta empresa algo ingrata en el día a día, pero gratificante en lo espiritual. Meterme en describir el fenómeno de “escena local” tomaría demasiado tiempo y páginas, pero sí puedo recomendar nombres de otros monstruos chilenos que están activos ahora mismo, y son mandatorios de ser  revisados. Dentro de lo extremo, mezclando algo de estilos: VIOLENT SCUM, ANCIENT CRYPTS, RIPPER, SUFFERING SIGHTS, CRITICAL DEFIANCE, TRIMEGISTO, ROTTEN TOMB, PERVERSOR, DICTATOR, PARKCREST, CENOTAFIO, SLAUGHTBBATH, HORRIFYING, GODLESS, MORTIFY, MAYHEMIC, INVOCATION, COFFIN CURSE, UNAUSSPRECHLICHEN KULTEN, VOMIT, EXANIMATUM, DEMONIAC, FORCE OF DARKNESS, INSURREXIÓN, BLASFEMIA, SUPPRESSION, CONCILIUM… en fin, ¿para qué seguir?, porque hay más. De los históricos que marcaron escuela: DORSO, ATOMIC AGGRESSOR, NECROSIS, WARPATH, SADISM, PENTAGRAM, está ultima, una de las bandas progenitoras del Death Metal más influyentes a nivel mundial.

Esto es todo por ahora, daros mi enhorabuena por el majestuoso álbum que nos habéis regalado a todos los seguidores del estilo, recibir un fuerte abrazo y nuestros mejores deseos con INANNA. Si queréis añadir algo más este es vuestro momento.
Max: Nada más que volver a agradecerles por este nicho infeccioso que nos han otorgado en la literatura de Necromance. Un saludo grande a todos los maniacos de España, y esperamos encontrarnos pronto, o cuando la determinación lo permita. Chequeen con atención el metal extremo emanado desde Chile. Seguro que no saldrán defraudados, y de paso tengan a mano una camisa de fuerza. A copetearse en exceso, vomitarse encima y hacerse cagar el cogote vacilando con el interdicto jugo de nuestra tierra. ¡SALUD!

Mostrar más

Luis Martínez

Redactor

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba