Criticas - novedades
Puntuación alta - recomendado

SELF HYPNOSIS (GBR) «Contagion of Despair»

Svart records, 2020

AUTOR: Cesar Luis Morales

Mucho se ha hablado (y se seguirá hablando) sobre la hipnosis. Sobre su validez científica o sobre si es un grupo de patrañas pseudo-hippiosas; el asunto es que, en ese estado, la persona entra en un estado de consciencia con un foco de atención centrado, mientras que se reduce la consciencia periférica. ¡Colorea y aprende con Teo!

Aparte de los típicos jueguecitos de mirar el péndulo y notar cómo te pesan los párpados, si parece demostrado que mediante esa alteración de estados, la atención se focaliza y se pueden grabar determinadas estructuras de pensamientos o de acciones en la psique humana. Y focalizado, lo que se dice pero que muy focalizado se encuentra Kris Clayton, anteriormente en CAMEL OF DOOM y que ahora ha unido fuerzas con Greg Chandler (ESOTERIC y veinte mil aventuras musicales más). ¿El resultado? SELF HYPNOSIS, cuyo primer trabajo “Contagion of Despair” tendréis disponible a partir del 21 de agosto, vía Svart Records. Pero como aquí queremos ponerte los dientes largos o, si los quieres ver de otro modo, meterte una idea fija en la cabeza y grabarte determinados comportamientos/ideas… pues ya lo hemos escuchado.

“Contagion” abre el disco con sus catorce minutazos de desarrollo agónico. La primera impresión según entra el tema es acordarnos de GODFLESH y todo aquel rollo que traía unas guitarras ultra-potentes traídas directamente del Doom y envuelto en capas y capas de industrial, para conseguir un sonido en plan muro. Eso sería la definición sencilla. Lo cierto es que tanto “Contagion” como el resto del disco de SELF HYPNOSIS van más allá de la mera etiqueta del insdustrial. Acompañados por el excelente baterista Tom Vallely, los tres genios se han dedicado a grabar y mezclar (cortesía de Greg Chandler) este disco. Al parecer han cableado todo el edificio de los estudios Priory Studios de Greg para crear espacios abiertos de grabación, digitalizando las señales de las baterías grabadas en directo para meterle sonidos en plan sub-bass. Un delirio tecnológico que hay que escuchar.

“Empowered (restricted)” es buena prueba de ello, las voces desgañitadas, todas las oleadas de sonidos electrónicos, la potencia sónica del groove, que no sabes si es guitarra o sinte, la línea de batería con esas notas de caja desplazadas en los tempos… sónidos cósmicos mezclados con PRONG. Aquí no hay límites o etiquetas. Y si ya para dar la primera hostia empezaban el álbum con catorce minutos de tema, “Omission” son otros diecisiete minutazos, que en su parte metálica llevan un sonido de guitarras Doom hiper-saturado, para luego trasportarnos a un interludio donde las cosas se ponen más etéreas, más cósmicas y más Post… (para el minuto diez y siguientes, pero merece la pena tanto una parte como la otra). Cuando un compositor o una banda pergeñan una cosa así hay que escuchar, hay que saborear y disfrutar cada minuto. “Scandal”, por el contrario, apenas llega a los tres minutos y es un estallido industrial con una línea estructural muy a lo MINISTRY.

Y seguimos, “Divided” son otros dieciséis minutos y pico. La verdad es que si hay algo que reprocharle al disco es que si quieres escucharlo de una sentada se puede hacer un poco largo por la extensión de estos temas, aunque luego, una vez que estás metido en materia, ni te das cuenta. Este tema cuenta con una intro de piano que deriva en un orgiástico desparrame sónico, con desarrollos más progresivos (la definen como si THE PRODIGY hiciese un mash-up entre YES y MESHUGGAH). Ahí queda eso como declaración de intenciones; así que ya sabes, si te encuentras con ánimos de auto-desafiarte y tienes un cuarto de hora… “Divided” es tu tema. Para “respirar” un poco, tienes “Leeches” (¡sanguijuelas, hmmmm?!?!) con un sonido de guitarra plenamente enraizado en el Doom más MY DYING BRIDE, aunque luego el desarrollo sigue por ese sonido tan SELF HYPNOSIS. Y para cerrar… dieciocho minutos de “Succumbed”. No sé si me gusta más esa guitarra del inicio, no sé si es el rollo BURZUM o Angelo Badalamenti en “Twin Peaks”… Pero tiene algo que hace que me quede ensimismado escuchado… entra la lenta batería, entran las pistas de efectos de fondo… No sé si es esa sensación de angustia, los efectos de cómo las voces se van apagando, los ecos de las guitarras. Esa sensación de que es Doom, pero que también es algo más, que hay Industrial, que hay Prog, de que esto sólo ha sido la primera mirada al abismo.

Sí, me quedo con eso. SELF HYPNOSIS acaban de sacar su primer larga duración. Y es una bofetada considerable. Son gente, músicos con un alto poder de auto-focalización, están centrados, saben lo que quieren y como lo quieren. Y son unos temas largos, pero no aburridos, sino dinámicos, vivos, con un montón de influencias que van desde el Doom al Prog y la experiencia ha sido como mirar a un agujero negro y descubrir las infinitas posibilidades de esta banda.

Puntuación

Nota - 9

9

Nota

SELF HYPNOSIS acaban de sacar su primer larga duración. Y es una bofetada considerable. Son gente, músicos con un alto poder de auto-focalización, están centrados, saben lo que quieren y como lo quieren. Y son unos temas largos, pero no aburridos, sino dinámicos, vivos, con un montón de influencias que van desde el Doom al Prog y la experiencia ha sido como mirar a un agujero negro y descubrir las infinitas posibilidades de esta banda.

User Rating: Be the first one !
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También puedes leer:
Cerrar
Botón volver arriba