Novedades

STATE CHAMPS (USA) “Living Proof” CD 2018 (Pure Noise Records)

Por Antonio José Lastres

Todos recordamos aquellos años en los que bandas como BLINK 182, SUM 41, GOOD CHARLOTTE o los antiguos GREEN DAY reinaban sobre los demás en los parámetros del rock más comercial. Sin embargo, parecía que el pop punk solo estaba destinado a una determinada edad y en una determinada época, que era un género caduco. Todo esto se materializó en la segunda mitad de la pasada década, cuando todo el género entró en decadencia.

Pues bien, desde 2010 hasta el día de hoy, como todo buen género que se precie, hemos podido asistir a un renacimiento del pop punk, un revival con mayúsculas. Discográficas como HOPELESS RECORDS o PURE NOISE RECORDS (en donde se hospeda la banda que nos ocupa) han impulsado el renacer de esta música brindándonos bandas como NECK DEEP, THE WONDER YEARS o los propios STATE CHAMPS, protagonistas de esta reseña.

STATE CHAMPS es una banda oriunda de Nueva York, Estados Unidos, fundada en 2010.  Una de las abanderadas de este revival que comentaba y tras dos exitosos discos como “The Finer Things” (2013) y “Around The World And Back” (2015) y algunas giras con bastante renombre, la banda se atreve con el que es su tercer disco, “Living Proof”, en el que podemos escuchar un grupo algo más suavizado en cuanto a sonido respecto a sus dos primeros discos, más pop que punk.

El disco abre con una contundente “Criminal”, canción pop punk de manual. Riffs facilones (que no malos, ojo) y alegres resguardados por una batería muy contundente, sin duda el mejor instrumento del álbum. A los ajenos a este estilo puede resultarle repetitiva debida a la continua reiteración, valga la redundancia, del estribillo, algo muy recurrente en este tipo de música.

Con “Frozen” la sensación es la de escuchar a una banda más cercana al pop rock o al rock alternativo que a una banda de punk como tal. Buen ejemplo de cómo la banda ha buscado un enfoque más comercial en este álbum. “Crystal Ball” no distará mucho de su predecesora.

Con “Dead And Gone”, primer single del álbum, la banda retoma parcialmente la esencia más pop punk. Una introducción pegadiza a más no poder que dará forma al resto de la canción. Una canción altamente pegadiza.

En “Lightning” la cosa se vuelve a acelerar, adquiriendo tanto el bajista Ryan Scott Graham y el baterista Evan Ambrosio el peso y protagonismo de la canción. “Our Time To Go” será el momento de la pausa y de dejar a Tyler Szalkowski lucirse con su guitarra acústica en la intro de en un bonito medio tiempo con un final muy enérgico. Tras este momento de pausa vendrá “Safe Heaven”, que te permitirá bailar al ritmo de sus pegadizos versos.

Entramos en la segunda parte del disco con “Something About You”, donde no hay nada nuevo; melodías muy pegadizas y accesibles siguiendo la tónica general del álbum. De las mejores del disco sin duda. “The Fix Up” baja de nuevo las revoluciones para hablar, como en la mayoría de las canciones de este álbum, de relaciones y los problemas que están conllevan, algo muy recurrente también en estas bandas.

“Cut Through The Stetic” es una canción que está preparada para entrar directamente en los directos de la banda al igual que “Mine Is Gold”, otro de los singles adelantados por la banda antes de la salida del álbum.

Decimosegunda canción y una nueva bajada de ritmo en “Time Machine” que puede hacer que el oyente comience a cansarse. La canción es salvada de la hoguera por la novedad de incluir un bonito piano y por la correcta colaboración del sempiterno Mark Hoppus de BLINK 182.

El disco finalmente cierra con “Sidelines”, una canción más acelerada y directa, más punk. Una manera acertada de cerrar un álbum que comenzaba a hacerse bastante largo y repetitivo.

STATE CHAMPS han crecido mucho y muy rápido en estos ocho años gracias a sus incansables giras y conciertos con pesos pesados del género, de eso no hay duda. Sin embargo, no estamos ante el disco definitivo de los americanos, que aun habiendo dado un paso adelante combinando correctamente los elementos de sus dos primeros discos, no han conseguido culminar su experiencia adquirida con un álbum totalmente redondo al que tal vez le sobren algunas canciones. Eso sí, es obligatorio destacar la excelente producción a cargo de John Feldmann, cantante y guitarrista de GOLDFINGER y productor de bandas como ESCAPE THE FATE, GOOD CHARLOTTE o STORY OF THE YEAR.

Nota - 7

7

Nota

STATE CHAMPS han crecido mucho y muy rápido en estos ocho años gracias a sus incansables giras y conciertos con pesos pesados del género, de eso no hay duda. Sin embargo, no estamos ante el disco definitivo de los americanos, que aun habiendo dado un paso adelante combinando correctamente los elementos de sus dos primeros discos, no han conseguido culminar su experiencia adquirida con un álbum totalmente redondo al que tal vez le sobren algunas canciones.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar