Crónicas Live

GARAGE SOUND FEST 2018 – Auditorio Miguel Rios, 8 y 9 de junio, Madrid

Texto y fotos: José Antonio Sancho (Revolution  Photography)

El pasado 8 y 9 de junio tuve la oportunidad de asistir al GARAGE SOUND FEST en Madrid. Amenazaba lluvia todo el fin de semana y tras una semana entera de mirar todas las webs de meteorología, me dirigía al Auditorio Miguel Rios de Rivas Vaciamadrid para asistir al festival, un festival al cual le tenía muchas ganas. Finalmente la lluvia nos dejó algo de cuartelillo y pudimos disfrutar de todos los shows con normalidad. Pero empecemos por el principio…

¿Qué es GARAGE SOUND FEST? Pues eso…. Un sitio donde los motores suenan a Rock n Roll y las guitarras arden como la gasolina. El festival tiene un mega escenario y alterna durante dos días actuaciones de bandas con shows de motor. En la parte de motor nos podemos encontrar acrobacias de motos, concursos de motos y coches clásicos, shows de bicicletas y mega trucks… En la parte musical nos encontramos rock, puro rock de carretera en su mayoría de bandas internacionales. La verdad es que el formato y concepto del festival me encanto, nos trae una oferta musical original y poco convencional, y el unificar el mundo de la música con el del motor lo convierte en diferente… y esa diferencia puede que sea su clave para el éxito.

El festival celebraba su segunda edición. La primera sorprendió a todos por su sólido cartel, THE DARKNESS, TERRORVISION, UGLY KID JOE y EXTREME…. ¡Ahí es nada! Debut a lo grande. Esta segunda edición dio un paso adelante en cuanto a número de bandas y calidad, en mi opinión, HARDCORE SUPERSTAR, GRAVEYARD, BLACK STAR RIDERS (ex THIN LIZZY), DANKO JONES, GUN, BUCKCHERRY y GLENN HUGHES (ex DEEP PURPLE). ¿Nada mal verdad?

La verdad es que la apuesta musical del festival es arriesgada pero súper atrayente. Apuestan por rock clásico y hard rock internacional y por unos cabezas de cartel míticos en su día pero que al mismo tiempo aunque ya no son lo que eran siguen enganchando a mucho público. No hay que ser muy listo para darse cuenta que la inversión económica y el trabajo que le debe costar a la organización traer bandas de este calado en sus primeros años de vida debe ser tremendo. Pero desde aquí les animo a seguir en la misma línea, se están haciendo un estilo propio, y esto les dará alegrías en un futuro.

Y ya que hablamos de la organización…. Tremenda, muy buena, y es que se nota que el equipo de producción lo componen profesionales que llevan toda la vida en esto, perros viejos vamos, que la experiencia es un grado. No voy a decir que no hubiese fallos, lógicamente los hubo lo contrario es casi imposible, también hubo algún retraso aunque poco significativo. Lo importante de un buen equipo de producción no es que no haya fallos sino como de rápido los solvente y lo que es más importante en mi opinión, la dedicación y el esfuerzo para que todo salga bien y ayudar en lo posible a los asistentes, bandas, prensa… En ese sentido, geniales. Enhorabuena a producción.

El sonido y las luces del festival fueron flipantes en muchos momentos, pero en otros dejaron que desear, de todas formas normalmente no me gusta hablar de los aspectos técnicos de los conciertos, a no ser que sea algo descaradamente desastroso. Hace tiempo que aprendí que es peligroso hacer ese tipo de juicios pues nunca puedes estar seguro de quien es la responsabilidad. Es decir, la calidad de luces y sonido depende tanto del equipo técnico con el que se cuente como del técnico de luces o sonido que lo maneje. Hay muchas veces que las bandas viajan con técnicos propios y no dejan tocar nada al técnico de la organización…. Así que sin saber quién está a los mandos de la nave mejor no decir nada ya que no sabes realmente a quien estas valorando.

Bueno, os cuento como fue todo esto. El viernes llegue al festival en mi propio coche y lo primero que tengo que destacar es la ubicación del mismo. Los accesos tanto por carretera como en transporte público son muy fáciles y ágiles. Y otra cosa a reseñar, el recinto tiene un parking propio enorme en el cual incluso sobro sitio ambos días y que está situado a escasos 5 minutos andando de la entrada principal al festival. En mi opinión esto es un detalle más que suma y que no todos los festivales tienen, por ejemplo el Download ha sido ampliamente criticado este año precisamente por no tener parking, lo cual es necesario cuando decenas de miles de personas se van a desplazar hasta el recinto.

Una vez dentro lo primero que te encuentras es una amplia zona de restauración tanto al aire libre como con carpas cubiertas, un stand de exhibición de bicicletas custom preciosas y  la zona de tiendas y merchandasing. Destacar de los restaurantes que los precios no eran excesivamente caros para tratarse de un festival, aunque quizás había poca variedad en tipos de comida, del stand de bicicletas que cualquier persona podía probarlas y darse una vuelta, y de los puestos y tiendas una espectacular exposición fotográfica del gran Javier Bragado en la que vendía las obras a un precio realmente asequible, yo estuve a punto de volver con una de Flea a casa, lo único que la expo me pareció pequeña, hubiese estado mejor con más fotos. Una vez pasas todo esto, te encuentras ya el recinto grande donde se ubica el área reservada para las acrobacias de motos y exhibiciones de coches y el escenario, y detrás de este la zona VIP y de prensa. El escenario genial, enorme pero con no mucha altura lo cual es mejor para fotos, una iluminación de la leche y un sonido espectacular. Los únicos peros que se le podría poner son que el telón de fondo tenía una apertura arriba por la que pasaba el sol y a veces era incómodo y la ausencia de pantallas, posible idea de mejora para el año que viene. Pasado ya todo esto y al final del recinto se encontraban los stands de motor y exhibiciones de coches clásicos y camiones, la mayoría de ellos espectaculares y modelos de coleccionistas aptos para muy pocos bolsillos, una pasada.

Lo primero que me sorprendió al llegar al recinto fue el escasísimo público que había llegado a la apertura de puertas, llovía, el tiempo no pintaba bien y eso hizo que la gente retrasase su llegada y fuese llegando poco a poco para las bandas grandes. Posiblemente este sea el mayor hándicap del festival, las fechas en las que se realiza. El año pasado también les llovió, y es que siendo tan temprano en junio el riesgo de lluvias es grande y la gente no se anima. Con todo y con eso, en los cabezas de cartel el recinto estaba bastante lleno, pero lejos de completar aforo.

El viernes abría la sesión la banda inglesa STONE BROKEN, una banda muy joven pero con tres discos y precedida por la fama de haber llegado a lo alto de listas inglesas, yo particularmente tenía mucho interés en verlos y la verdad es que me defraudaron, un sonido muy flojito y una banda muy estática y aburrida, lo mejor, su batería. Les siguieron los australianos MAMMOTH MAMMOTH y estos sí que convencieron a todos, la liaron parda, una banda con mucho carácter y actitud y con un cantante que no paraba de moverse, tirarse cerveza por encima y bajarse a cantar con el público saltándose las dos vallas que le separaban de él, grande. Luego vino la banda de blues rock de Glasgow THE TEMPERANCE MOVEMENT, la verdad es que aunque su show fue muy bueno, el sonido igual y la actitud lo mismo, el estilo musical a mí no me convenció y creo que al resto de público tampoco, un poco monótono. Pero después de ellos llegaba el primer plato fuerte del día, la banda sueca HARDCORE SUPERSTAR convenció a todos, sonó como un cañón y se metió al público en el bolsillo, su cantante Joakim Berg llenaba el escenario, una tremenda banda en directo. Con ellos nos metíamos ya en la noche y el festival hacia su primera pausa para un show de saltos acrobáticos de motos. Después de él comenzaba el concierto que todo el mundo esperaba, los californianos BUCKCHERRY, los denominados “sucesores de GUNS N ROSES”, se subían al escenario con un recinto ya casi lleno, buenas luces, buen sonido y unos cuantos himnos que cantar, pero en mi opinión Josh Todd deslució el show, el cantante no debía estar en su mejor momento, no llegaba, no terminaba las líneas vocales y apenas se movió por el escenario, yo esperaba más de ellos la verdad. Después de esta pequeña decepción y de otro show de acrobacias en moto, pasamos al que no era el plato fuerte de la noche pero se convirtió en el. Los canadienses DANKO JONES arrasaron, al contrario que BUCKCHERRY lo dieron todo en el escenario y nos dejaron un espectáculo de los que se recuerdan, enormes estos tíos. Finalmente a las dos y diez de la mañana, los alemanes MOTORJESUS tuvieron la difícil tarea de cerrar un festival después del bolaco que acababa de dar la banda anterior y con el público que quedaba ya cansado, pero en mi opinión lo hicieron bastante bien, su hard rock contundente sonó tremendo y gustaron, fue un perfecto final en todo lo alto para los que se atrevieron a quedarse hasta esa hora…. Luces fuera, mañana más.

 El sábado el festival empezaba bastante antes, y por motivos que no vienen al caso me tuve que perder las primeras bandas, lo cual me peso en el alma pues había buen material nacional. Cuando llegue me di cuenta enseguida de una cosa, la afluencia de público era mucho mayor que el día anterior. No sé si porque el tiempo era algo mejor o porque el cartel era más interesante para el público. La jornada la comencé con el trío DEWOLFF, banda de bluesrock psicodélico, sinceramente me aburrieron mucho, todos sus temas parecían una eterna introducción, no me gustaron pero la verdad es que tenían su público entre los asistentes y si gustaron en general. Después de ellos y tras una exhibición de motor, llegaron los suecos GRAVEYARD, la verdad es que me paso un poco como con los anteriores pero no tan exagerado, también tienen algo de blues y psicodelia pero por lo menos GRAVEYARD suelen tener unos riff de guitarras potentes y aunque los temas empiecen tranquilos luego van a más y meten caña, me gustaron algo más. Después de los suecos tuvimos una exhibición de coches de coleccionista que fue una autentica pasada, y acto seguido hizo presencia una de las bandas que más me gusto de todo el festival, los estadounidenses BLACK STAR RIDERS. Por si no los conocéis, en realidad ellos son los míticos THIN LIZZY que en esta nueva etapa decidieron cambiarse el nombre para dejar intacta la leyenda de THIN LIZZY. Dieron un espectáculo tremendo, Ricky Warwick (cantante) y Damon Johnson (guitarra) se dejaron todo en el escenario, sonaron como nadie y demostraron estar aún muy en forma y tener mucho que dar, ¡de diez! Después de este pelotazo teníamos que descansar un poco con un show de bikes, para afrontar la recta final sin tregua. Y así fue, Glenn Hughes ex vocalista y bajista de DEEP PURPLE demostró porque le llaman la voz del rock, entró, llegó y venció. Tremendo espectáculo tocando todos los clásicos de la banda y demostrando a sus 68 años que son de esos artistas que jamás bajaran el nivel y se morirá en un escenario dándolo todo, espectacular. Después de esto era difícil seguir, pero la banda que venía a continuación fue mítica es sus años para muchos de nosotros así que el público se quedó casi en su totalidad para ver a los escoceses GUN. Por cierta nostalgia todos nos lo pasamos genial cantando sus grandes himnos, pero la verdad es que no son lo que eran ni por asomo, sobre todo Dante Gizzi (cantante ahora, bajista de la anterior formación) a mí me defraudo bastante. Para cerrar el festival teníamos a los también suecos IMPERIAL STATE ELECTRIC o lo que es lo mismo, las cenizas de THE HELLACOPTERS, la verdad es que fue otra de esas bandas que a mí me sorprendió, con bastante fuerza y carácter dieron una gran actuación que convenció a todos, dejaron muy buen sabor de boca y termino la tercera edición del GARAGE SOUND FEST como se merecía… por todo lo alto.

Y eso dio de sí el festival. Por ultimo me gustaría contaros un par de cosillas curiosas, anécdotas. Joakimg Berg (cantante de HARDCORE SUPERSTARS) estuvo bastante tiempo viendo la actuación de las otras bandas desde un lateral del escenario, siempre me han encantado los músicos que hacen eso, denota el interés por la música y respeto por la profesión, es decir un músico como está mandado. Y otro dato curioso, en la zona VIP (a la cual teníamos acceso la prensa) había muchas caras conocidas del rock nacional pero entre todas ellas estaba el señor Dregen (Andreas Tyrone Esvensson), guitarrista de BACKYARD BABIES, viajaba con IMPERIAL STATE ELECTRIC, Dregen toco en esta banda un tiempo y antes en THE HELLACOPTERS coincidió con Nicke Andersson (actual cantante y guitarra de IMPERIAL STATE ELECTRIC). Pues el pobre hombre se pasó casi todo el festival solo porque ninguno nos atrevimos a decirle nada, estábamos en esa duda de “¿es o no es?”… y yo tengo delito, BACKYARD BABIES es una banda que me encanta desde hace años.

Bueno, sé que me dejo muchas cosas en el tintero, podría contar mucho más pero el tiempo y el espacio apremian. En resumen, GARAGE SOUND FEST , un festival a tener en cuenta ¡seguid así! Sois un festival con carácter e identidad propia. Os deseo lo mejor para la tercera edición pues el esfuerzo y trabajo que estáis haciendo lo merece. ¡Animo y a por el tercero!

¡Gasolina y Rock n Roll compañeros!

 

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar