Criticas - novedades

MASSACRE (USA) «From Beyond»

Earache Records, 1991

AUTOR: Daniel Gallar

Después de que Terry Butler (bajo), Bill Andrews (batería) y Rick Rozz (guitarra) tocaran en los grandiosos DEATH, (en el caso de Terry y Bill me refiero a esas dos joyitas llamadas “Leprosy” y “Spiritual Healing” y en el de Rick al “Leprosy”… aunque dicen las malas lenguas que Butler nunca llegó a tocar en “Leprosy” y fue Chuck el que hizo los honores), el cuarteto de Florida MASSACRE al fin se decidió a grabar su álbum debut en el año 1991. El resultado fue “From Beyond”, un disco al que sin duda podemos clasificar de “clásico del death metal” que dejó al mundo el mensaje bien claro de que MASSACRE era algo más que un “grupo con ex-miembros de DEATH en sus filas”.

Estamos de lleno en 1991 y como sabemos ésta y no otra es la auténtica época dorada del death metal en todo el mundo. La formación de MASSACRE para este potentísimo debut (la banda ya llevaba pululando desde 1984) es la mar de interesante pues es una mezcla de ex-miembros de DEATH junto con Kam Lee (voz) que no era otro que el cantante de la primera encarnación de DEATH que se llamaba MANTAS. Y como era de esperar, el death metal de MASSACRE tiene un sonido similar al de los primeros DEATH. Un death metal con muy buena base y con una buena dosis de thrash en cuanto a ejecución y estructura (amén del sonido de guitarra death metal puro y las voces de Kam Lee tirando a guturales y bastante extremas para aquellos tiempos). 

Algunos de los temas, como “Dawn of Eternity” o “Chamber of Ages”, comienzan con intros/efectos de sonido. Curiosamente de la placa es lo único que queda un poco desfasado aunque he de reconocer que ayudan mucho a construir la atmósfera death metalera de principios de los noventa y muy probablemente mejoran un poco las canciones, que ya de por sí son bastante buenas todo sea dicho. “From Beyond” es un álbum plagado de riffs monolíticos, pegadizos y memorables que por alguna razón nunca llegó a despuntar o dar a la banda la fama que se merecían. La producción queda un poco desfasada (viene de los legendarios Morrisound Studios pero no lo produjo Scott Burns, sino Colin Richardson que había hecho sus pinitos con los canadienses GORGUTS) pero eh, hoy en día este tipo de producción se busca muchísimo para conseguir ese sonido “retro old school” tan anhelado. El principal elemento básico de los temas son los riffs de alta velocidad mezclados con algunas secciones lentas y machaconas para añadir más variedad. Hablamos además de “temas de verdad” y bien elaborados de death metal (el tema más corto es de tres minutos y el más largo de cinco).

Kam Lee tiene unos guturales semi-gruñidos la verdad muy conseguidos que se complementan a la perfección con la muralla sónica que forman los instrumentos. Por momentos me recuerda a Barney de NAPALM en el maravilloso “Harmony Corruption” (que apenas había salido un año antes). Cuando digo que son guturales no me refieron claro está a los niveles de Frank Mullen en el debut de los grandiosos SUFFOCATION (que salió ese mismo año… como iba diciendo, ¡la época dorada del death metal!), pero sí correctísimos a nivel de rasgado, fraseado y agresividad – con la ventaja añadida de que se entienden todas las letras al contrario que con muchos otros voceras de la época. Muy de vez en cuando hay gritos rasgados agudos que dan variedad y una nueva dimensión a las canciones. Las letras, sin ser de por sí satánicas o anticristianas como podrían ser las de DEICIDE (con el infantilismo que a la larga esto puede conllevar), tratan de la muerte en general, espíritus malignos, etc.

“From Beyond” es un señor disco de death metal de la escena de Florida de los noventa que siempre quedó a la sombra de otras obras que salieron al mismo tiempo, y esto es un poco injusto pues se trata de un sólido trabajo. Si tuviera que hacerle críticas negativas quizás la principal sería la falta de solos. No soy muy de solos por doquier en álbumes de death metal pero se hubiera agradecido un poco más en este departamento. Por otra parte, todos sabemos que éste nunca fue el punto fuerte de Rozz. En general es un disco que se escucha muy bien y que tiene como temas a destacar “Defeat Remains” y por supuesto “Cryptic Realms” con un riff principal a medio tiempo pegadizo y enfermizo (aunque hay algunas partes copiadas del “From Enslavement” si escucháis atentamente).

En general, este es un gran álbum que cualquiera que sea fan del death o del death metal vieja escuela en general debería tener o como mínimo escuchar. Nunca llegó a alcanzar (ni el disco ni la banda) la fama que otras bandas de su entorno alcanzaron pero en retrospectiva es un señor disco. Además del death metal pata negra que impregna la obra, me quedo también con el espíritu que transmite. Ese espíritu de principios de los noventa, cuando se estaba forjando una escena sin parangón que hoy en día se admira y añora por su absoluta integridad y honestidad. Bandas para las que el death metal era un estilo de vida y que lo tocaban con el corazón. Para mí eso cuenta mucho también.

Puntuación

Nota - 8.5

8.5

Nota

En general, este es un gran álbum que cualquiera que sea fan del death o del death metal vieja escuela en general debería tener o como mínimo escuchar.

User Rating: Be the first one !
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También puedes leer:
Cerrar
Botón volver arriba