Criticas - novedades
Puntuación alta - recomendado

THE RETICENT (USA) «The Oubliette»

Heaven and Hell Records, 2020

AUTOR: Cesar Luis Morales

Uno de los mayores terrores a los que se puede enfrentar una persona es el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. Descubrir que esos pequeños olvidos se van a convertir en una degeneración de tu cerebro y que vas a quedar varado, atrapado dentro de tu cabeza. Esas caras, hasta ahora habituales y reconocibles, pasarán a ser un borrón y algo en tu mente martilleará insistente, intentando recordar y casi, sólo casi, te resultarán familiares pero que no logras ubicar. ¡Colorea y atérrate con Teo!

Esa misteriosa degeneración neuronal ha llevado a Chris Hathcock a desarrollar con su proyecto THE RETICENT un álbum conceptual llamado “The Oubliette” (palabro francés que viene de “oublier”: olvidar). Y varias cosas que decir a este respecto. Sí, es un álbum conceptual: hay personajes, hay ambientes según la ocasión lo requiera, hay un hilo conductor… Y es muy grande lo que ha hecho Hathcock, quizá uno de los mejores conceptuales que se han hecho, incluso en una época en la que se ha abandonado la tendencia. Nos tenemos que remontar a la época dorada de PINK FLOYD, de QUEENSRYCHE, de DREAM THEATER… y este álbum pasa con nota el baremo. Y también hay que decir que es un álbum duro, muy duro de escuchar: estamos hablando de la decadencia de una persona, de cómo se va desconectando de la realidad, de cómo se va quedando encarcelado dentro de su cabeza… Y plasmar todo eso a través de la música… Aun así, Hathcok ensambla todas las partes con una maestría abrumadora. Como he dicho, uno de los mejores discos conceptuales que os podeis echar a la cara.

“Stage 1: His name is Henry” abre el viaje con pistas pregrabadas, con diálogos y a continuación ya entramos en la parte instrumental. Si hubiese un hijo fruto de los amores entre PORCUPINE TREE y OPETH, ese sería éste tema. Una instrumentalización brillante, emotividad a raudales, una mezcolanza de estilos que abarca desde el Prog hasta los desarrollos jazzeros… decir luminoso es quedarse corto para definir los primeros minutos de esta obra. “Stage 2: The Captive” tiene esa vibra a lo OPETH con unos bestiales growls, y es que nos relata la caída, la desesperación, aunque luego entremos en ese estado de calma, de abandono, relatado por unas brillantes líneas de saxo tenor. La calma, el reposo, la reflexión nos llega con el tercer tema, “Stage 3: The palliative breath” con un leitmotiv de guitarra realmente épico, acorde con la línea compositiva del tema y escuchad como el tema crece y evolucionando de manera orgánica, natural y consecuente porque es una auténtica maravilla. La huérfana y descarriada senda por la que nuestro protagonista, Henry, sigue avanzando queda perfectamente reflejada en el siguiente tema, “Stage 4: The Dream”: épico, onírico y también, en su desarrollo posterior, progresivo a más no poder, con unos músicos brillantes acompañando (James Nelson a la guitarra solista, Cliff Stankiewicz al bajo y Mitch Moore a la batería).

“Stage 5: The Nightmare” nos sumerge de modo abrupto en la espiral de la enfermedad. Esa combinación perfecta de atmosferas, de voces, de gritos desgarrados, de melodías cautivadores y de violentos ataques de pesadilla. Casi puedes sentir como el Alzheimer va apagando interruptores en tu cabeza, como las neuronas se mueren y otro recuerdo más desaparece, desconectándote de la realidad. Pero, como el disco sube (o baja, según se mire) llega el momento de la pregunta: Henry no habla, no come, no piensa, ¿qué hacer con él? Y comenzamos a escuchar “Stage 6: The Oubliette”; la decisión, como el tema, es desgarradora. Atrapado en la cárcel de su propio cuerpo y de su mente, Henry nos dice: “I am awake”. Emotivo hasta las lágrimas. El descenso a los infiernos finaliza con “Stage 7:__” y THE RETICENT han conseguido llevarte a través de un viaje tan emocional que, no me importa reconocerlo, he llorado con este tema. Y es que, como he dicho también, es un álbum muy, muy duro de escuchar.

¡Uff! Realmente ha costado, así os lo digo. No sé si Chris Hathcock ha grabado este álbum a modo de catarsis, por haber tenido que pasar en sus carnes que un pariente cercano suyo haya sufrido de esta enfermedad… Pero lo que es cierto es que, como ya he dicho también al principio, es uno de los mejores álbumes conceptuales que se han hecho en la música y que he escuchado en mucho tiempo. Van a pasar muchos meses hasta que lo vuelva a retomar, pues hay que estar en un estado anímico adecuado para escucharlo, pero merece la pena. ¡Y es que los recuerdos son lo que queda cuanto todo lo demás desaparece!

Puntuación

Nota - 10

10

Nota

¡Uff! Realmente ha costado, así os lo digo. No sé si Chris Hathcock ha grabado este álbum a modo de catarsis, por haber tenido que pasar en sus carnes que un pariente cercano suyo haya sufrido de esta enfermedad… Pero lo que es cierto es que, como ya he dicho también al principio, es uno de los mejores álbumes conceptuales que se han hecho en la música y que he escuchado en mucho tiempo.

User Rating: Be the first one !
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba