Clásicos
Puntuación alta - recomendado

ANTHRAX (USA) “Persistence of time” (Island Records, 1990)

Por Lluís García Sola

Hablar de ANTHRAX es hacerlo sobre una de las bandas más míticas e importantes de la historia del Thrash Metal que, junto a otros grandes como METALLICA, MEGADETH o SLAYER han escrito las páginas más doradas del género, especialmente en la década de los 80, gracias a discos como el que hoy nos ocupa, “Persistence of Time”. Pero si algo les diferenciaba de sus compañeros era un estilo tan personal, desenfadado y original que abrazaba sin pudor a mundos tan dispares como el del Rap o el Hardcore.

Casi tres décadas han pasado ya de la publicación del álbum que, junto a “Among the Living”, está en mi top personal y en el de mucha gente de la discografía de los neoyorquinos . Además fue el último trabajo de la formación más clásica antes de que Joey Belladonna abandonara (o le echaran de) el barco y optaran por nuevos sonidos e influencias en el posterior “Sound of White Noise” ya con John Bush a la voz. No es casual que se publicara en los 90 y marcara ese punto de inflexión que dejaba atrás una irrepetible década para la historia del Heavy Metal en general.

El segundero aceleraba el ritmo para dejar paso a una tormenta eléctrica que se desataba al compás de “Time”. Un corte machacón, pesado, denso, puro ANTHRAX, con la batería de Charlie Benante retumbando a través del altavoz con la infinita complicidad de su escudero Frank Bello al bajo. Una de mis parejas favoritas a la sección rítmica de ayer, hoy y siempre. No es un tema fácil pero es imposible no soltarse la melena (el que la tenga) y entregarse al headbanging más primario en su poderoso estribillo o su glorioso a la par que breve solo de guitarra.

¿Alguna banda de Thrash Metal sería capaz de componer una canción como “Blood”? Sólo ellos. La contundencia del Metal, el groove del Rap, riffs que solo pueden salir de la imaginación de un talento tan suyo y tan personal como el que tiene Scott Ian y con el propio Bello rapeando como si de PUBLIC ENEMY se tratara. Nunca se han dejado llevar por las ataduras del género al que pertenecían y ahí reside parte del gran encanto que siempre han tenido.

En esto que llegamos a uno de los grandes éxitos de los americanos con “Keep It in the Family”, todo un ejemplo de cómo una guitarra eléctrica puede cortar como una afilada cuchilla de afeitar (¡Gracias otra vez Ian!) y como son capaces de ejecutar una base rítmica que juega con virtuosismo y vistosidad entre la aceleración y la desaceleración, algo que está al alcance de muy pocos y que el quinteto convirtió en marca registrada. ¡Qué cañonazo!

“In My World”, ¿Qué puedo decir de ella? Hasta donde la memoria me alcanza el primer tema que escuché de la banda, grabándose a fuego en mi interior y que, aún hoy, sigue siendo mi favorito absoluto de toda su discografía. No le sobra un acorde, un compás, un verso, un estribillo, todo funciona a la perfección. ¡Y de qué manera! Imposible no cantar ese estribillo mientras te destrozas las cervicales o no gozar del delicioso solo de guitarra del pequeño gran Dan Spitz. Intensidad pura y dura.

Pero no todo van a ser composiciones de fácil escucha y digestión, y sino que se lo digan a “Gridlock”. Violenta, agresiva, una apisonadora sonora ruidosa de la que es difícil escapar y no sucumbir a su oscuro encanto. Un ejemplo de Thrash Moderno que dejaría al tan celebrado Grunge de la época a la altura del betún. Señores y señoras. Esto es ANTHRAX en estado natural y no se aceptan imitaciones.

La instrumental “Intro to Reality” marcaría el punto de inflexión del álbum, un interludio en el que los músicos dejarían patente, una vez más, el inconfundible e incontestable dominio de sus instrumentos dejando latir de una forma más evidente su vertiente más melódica sin renunciar a la velocidad y a la potencia eléctrica que les son inseparables.

Y ahí se funde el arranque de la descomunal “Belly of the Beast”, otro de los grandes éxitos de este “Persistence of Time” y que más huella ha dejado con el paso del tiempo. Aquí se fusionan a la perfección todas las señas de identidad de la banda, agresividad, melodía, velocidad, cambios de ritmo, y un Belladonna en su mejor estado de forma. Hay ocasiones en las que se alinean las estrellas y para este disco debió ocurrir porque sino no encuentro otra explicación a tal estallido de creatividad, calidad y madurez compositiva y sonora. ¡Ojito al estribillo!

Si hay que incluir alguna versión en un trabajo tan redondo como este, un tema que no es de cosecha propia, que sea con el cachondeo, calidad y contundencia de un “Got the Time” de JOE JACKSON que han hecho propio. Un puñetazo metálico que reinventa un tema NEW WAVE con un sello tan personal que no está a la altura de cualquier músico. Mucho más que un cover para el que no pasan los años.

Quizás es cierto que se baja el nivel con “H8 Red” pero no es menos cierto que mantener el nivel tan excelso logrado hasta entonces no es precisamente fácil, ni incluso para ellos. Pero con las repetidas escuchas se acaba apoderando de nuestra atención, con esos “Do I Hate You?” constantes de Belladonna, el sucio solo de guitarra de Spitz y esa colección de riffs que Ian sabe regalarnos en la mayoría de sus composiciones.

La verdad es que “One Man Stands” no es una de esas grandes canciones que cualquier aficionado a la banda o al género nombraría de buenas a primeras, pero es una de esas canciones imprescindibles para que un gran disco se convierta en una obra maestra más allá de sus singles y elegidas que han quedado para la historia. Cañera, pegadiza y con el 100% del ADN de los neoyorquinos con Bello y Benante haciendo de las suyas.

Para acabar el álbum por todo lo alto nada mejor que “Discharge”, toda una demostración de músculo, de velocidad agresiva bien entendida y de intensidad que fusiona estilos e influencias como pocas siempre bajo el filtro que ocasiona la termomix metálica de nuestros protagonistas. Un gran broche para cerrar uno de los mejores discos de la historia del Heavy Metal.

Poco más que añadir de “Persistence of Time” y de ANTHRAX, un grupo diferente y muy especial que es imprescindible para entender la historia del Thrash Metal y que parece estar viviendo una segunda juventud en la actualidad. Hay obras a las que, como al buen vino, el paso del tiempo les sienta de maravilla y nos este nos permite saborearlo de forma única. El tiempo amigos…

Nota - 9

9

Nota

Poco más que añadir de “Persistence of Time” y de ANTHRAX, un grupo diferente y muy especial que es imprescindible para entender la historia del Thrash Metal y que parece estar viviendo una segunda juventud en la actualidad.

User Rating: 4.4 ( 3 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar