Novedades

DEATH YELL (CHL) “Descent into hell” CD 2017 (Hells Headbangers)

Por Jesús Muñoz Caballero

Formados en 1986, el veterano combo chileno de Death Black Metal DEATH YELL  después de haber editado una serie de splits, una demo y un recopilatorio, al fin han editado su primer L.P. Su pequeño engendro del mal verá la luz el 15 de agosto de 2017 gracias al sello Hells Headbangers Records. Bautizado con el nombre de “Descent into Hell”, este C.D es el protagonista de la review que ahora estáis leyendo.

El line up es el siguiente: Galleta (voz), Pollo (guitarra), Pulga (guitarra), Guatiu (bajo), Marco Antonio Irribarren (batería).

El debut de lo de Chile es tremendamente violento. Nada más le damos al play a esta acometida nos transportamos a la segunda mitad de la década de los 80. Al leer esta última frase muchos estaréis pensando “por Odín no, otra banda que intenta imitar a los conjuntos de aquella época”, pero nada más lejos de la realidad. La gran ventaja de esta banda es que ellos comenzaron en esos años, y eso se nota. Personalmente, me pregunto cómo han conseguido sonar frescos y old school sin caer en la parodia que otros caen. Bien, muy bien por ellos.  Por otro lado, es necesario recalcar el uso puntual e ínfimo de teclados y la influencia de los primeros SLAYER en su propuesta.  La producción es orgánica y poderosa, adjuntando un artwork horripilante.

Los riffs son sanguinarios hasta decir basta. Los hallamos fluidos, punzantes, siniestros y a una cuerda. Todo ello lo intentan adornar con unos solos que por desgracia dejan muchísimo que desear. Pollo y Pulga deben de practicar más.  La voz no podría ser más descarnada. Aquí no hay lugar para innecesarias partes en limpio. La batería tiende a los blasts y a los up tempos, sin olvidar las partes más pesadas. Los constantes cambios de dirección y un punto de frescura inusitado os asombrará gratamente.

Personalmente destacaría “Cries of the Nazarene”, “Thy Will Be Done” y “Healing by Blood” por las siguientes razones:
“Cries of the Nazarene” es obsesiva y brutal. No os digo más, catadla camaradas.
“Thy Will Be Done” es sin duda la tonada más fresca y elaborada. Estos chicos saben muy bien cómo deben de estructurar una canción.
“Healing by Blood” es la más extrema en sus formas. Su comienzo inhumano os reventará el cuello para después levantar el pie del acelerador y remataros con ese canje de recorrido.

Amantes de la antigua escuela necesitáis este redondo.

Este artículo ha sido leído: 370 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *