Criticas - novedades

FELLED (USA) «The Intimate Earth»

Transcending Obscurity records, 2021

AUTOR: Cesar Luis Morales

A vueltas, por enésima vez, con el asunto del Cascadian Black Metal. Llamadme ignorante, pero me resisto a pensar que sea algo tan diferenciado e innovador. Ha existido, por fortuna, una evolución desde los primeros discos de VENOM o de BATHORY, a lo que grabaron MAYHEM, DARKTHRONE o BURZUM y lo que ha ido apareciendo en los últimos años. Pero la audiencia avezada será capaz de escuchar similitudes y apreciar diferencias y evolución. Pero tanto como para ser algo tan supuestamente único… ¡Colorea y aprende con Teo!

O mejor dicho, vamos a abrir el melón del Cascadian… Bien es cierto que esa denominación es algo ambigua: porque el Black Metal es Black Metal y volvemos al eterno debate de la evolución musical en cualquiera de sus escuelas. Del Rock, del Blues, del Heavy, del Thrash, del Pop o del Rythm & Blues… Hay tanta evolución, tantas divergencias y tantas raíces comunes… Y, ojo, en ese aspecto, adoro a bandas como AGALLOCH, PANOPTICON o WOLVES IN THE THRONE ROOM, como a otras que se encuadran dentro del Black puro, o las de Post-Black o las del Black-Gaze… Porque el Black es Black y siempre ha estado relacionado con sentimientos naturalistas, con la emoción de la soledad de los bosques circundantes y la introspección; da igual si es en Trondheim o en la zona de los Grandes Lagos. Pero que manía con etiquetar y diferenciar, ¡disfrutemos de la música, coñoya! A FELLED se los etiquetará como Neofolk Black Metal, otros dirán que es Cascadian… Tú pínchate el “The intimate Earth” y disfrútalo.

“Ember Dream” lleva ese acelerón a lo Black Metal Old School, para convertirse en un medio tiempo donde el violín ofrece un contrapunto sincopado y enseguida te das cuenta de que aquí el asunto de las cuerdas va al revés. A diferencia del uso que han hecho otras bandas del violín (¡mis adorados MY DYING BRIDE y su “The cry for Mankind”!), en FELLED la guitarra eléctrica cede su preponderancia y sirven tan solo para armar el sonido de la banda e identificar los ataques en plan tremmolo picking como Black Metal. El violín (tocado por Tiffany Holliday) lleva la voz cantante y es el instrumento que actúa como guitarra solista, el que llevan toda la melodía y el gran protagonista. Cuanto menos, han conseguido despertar mi curiosidad de verlos en directo, para ver como ella defiende su trabajo sobre la avalancha de decibelios de sus pares. No dudo de su calidad y calidez como músico, pero ya se sabe, en directo todo suena atronador: la batería, el bajo, la guitarra… “Fire season on the outer rim” sigue en la misma línea; bombardeo metálico de primer orden, el hacha y el violín entrando y saliendo en un juego de pregunta y respuesta, para llegar a una calmada y ensoñadora parte central. “The rite of passage” se inicia con una guitarra acústica, para ceder a una bombardera base rítmica, potentes guitarrazos sobre los que el violín va cantando su emotiva elegía.

“Sphagnum in the Hinterlands” es un extenso tema que se desarrolla a lo largo de diez minutos con todos los elementos distintivos de FELLED: el Black, el Cascadian, los interludios pregunta-respuesta entre la guitarra y el violín, los pasajes oscuros y melancólicos… Cierran con “The Salt binding” donde Tiffany interviene también como vocalista y descubrimos que también tiene un delicado timbre que conjuga perfectamente con el ambiente Black y los guturales del guitarrista Cavan Wagner; el tema se convierte en un cierre ampuloso y épico para un primer trabajo más que destacable.

Quizá, y eso no lo voy a negar, un poco de fatiga compositiva. Pasada la primera buena impresión de la preponderancia del violín, algo más de frescura, de riesgo, de ampliar horizontes, de ir un poquito más allá, de explotar la calidad de los músicos… Pero, por lo demás, nada que criticar a los FELLED y, si queréis, otro día ya discutimos más sobre el Cascadian.

Puntuación

Nota - 8

8

Nota

Quizá, y eso no lo voy a negar, un poco de fatiga compositiva. Pasada la primera buena impresión de la preponderancia del violín, algo más de frescura, de riesgo, de ampliar horizontes, de ir un poquito más allá, de explotar la calidad de los músicos… Pero, por lo demás, nada que criticar a los FELLED y, si queréis, otro día ya discutimos más sobre el Cascadian.

User Rating: 4.7 ( 1 votes)
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba