Novedades

RIPPED TO SHREDS (USA) “Mai-zang” CD 2018 (Craneo negro Records / Necrolatry records)

Por Jesús Muñoz Caballero

El ex DISINCARNATION Andrew Lee, formó RIPPED TO SHREDS en 2016. Su intención no era otra que la de ofrecer al mundo una buena dosis de Old School Death Metal. Después de ser fichado por Craneo Negro Records, el 27 de marzo de 2018 salió al mercado en edición limitada de 500 copias su primer L.P “埋葬 (Mai – Zang)”. Durante estas esquelas, Necromance os ofrece la posibilidad de leer su respectiva reseña.

Señores, vamos al lío ¿no? Pues bien, nada más transcurre el primer segundo de música, nos montamos en la máquina del tiempo, haciendo parada en la época dorada del “Metal Muerto” en Estocolmo. Solo con estas palabras, supongo que ya sabréis por dónde van los tiros ¿verdad? La gran baza de este disco es que es tan añejo como autentico. Lejos de parecer una parodia, la One Man Band que hoy nos atañe no da la sensación de que es un proyecto retro sin alma más. Si os ponen el álbum en cuestión, sin deciros nada más, y os comentan que esto es del 91 o el 92, os lo tragáis perfectamente. Las tonadas supuran personalidad y fiereza por los cuatro costados. Por si esto fuera poco, y para conseguir aumentar el hedor a cadáver, añaden una buena y justa medida de Doom  a su propuesta, y la verdad es que les queda genial.

La producción es cruda a la par que crujiente, añadiendo un artwork de auténtica pesadilla. Los riffs, os retorcerán cada centímetro de vuestro cuerpo hasta que todos y cada uno de vuestros huesos tan solo sean polvo. Los hallamos fluidos, pesados y a una cuerda. Asimismo, tened cuidado con los solos. La perfecta mezcla entre melodía y violencia se dan de la mano en las partes de lead guitar. ¡Enorme! Respecto a las voces no hay sorpresas. Growls a diestro y siniestro. La batería es dinámica, tendente a ser de pulsaciones altas. La sorpresa llega de la mano de esos down tempos puntuales pero demoledores.

Personalmente destacaría “撿骨 (Bone Ritual)” y “Yellow River Incident, 1938” por las siguientes razones: El track más elaborado de todos es sin duda “撿骨 (Bone Ritual)”. Sus cambios de dirección os dejarán boquiabiertos. Si con “Yellow River Incident, 1938” no os lesionáis el cuello a base de buen headbanging, es que simplemente no os gusta este tipo de metal extremo. ¡Peligrosamente emocionante!

Amantes de la vieja guardia, hacedme caso y haceros con una copia de este redondo. De verdad, vale la pena.

Nota - 8.5

8.5

Nota

Pues bien, nada más transcurre el primer segundo de música, nos montamos en la máquina del tiempo, haciendo parada en la época dorada del "Metal Muerto" en Estocolmo. Solo con estas palabras, supongo que ya sabréis por dónde van los tiros ¿verdad? La gran baza de este disco es que es tan añejo como autentico.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar