Criticas - novedades

CENIZAS DEL EDÉN (ESP) «Extinción»

Autoeditado, 2019

AUTOR: Sebastián Abdala

Sin medias tintas, sin complicaciones en el léxico, sin etiqueta que valga, con cuidada brutalidad: así es como suena “Extinción”, tercer trabajo de CENIZAS DEL EDÉN. Un disco que hace pie en la brutalidad, dejando ambientes de opresión y esa rebeldía que está a un paso del disturbio.

Abre una oscura intro, que cede paso como empujada por un bastonazo a un policía “Jódete”. Ahí en primera fila, con el puño en alto, haciendo un poema de la calle, del no estar conforme. La batería y el bajo tiran con todo desde el principio, la guitarra y la voz se retuercen para dejar un odio atmosférico que iremos drenando a lo largo del disco.  Cada canción es un disparo en el pecho a quien defienda el mensaje que nos bajan las líneas más clásicas de un Estado que, la verdad, ya parece de coña. Pues CENIZAS DEL EDEN utiliza toda esa raza de quienes son Thrasher y en “Arden” sacan otro tipo de bestialidad. La canción tiene otros aportes por parte de la guitarra, ese Heavy sucio, con un bajo retumbando en tu cabeza y una letra que acompaña y encastra a la perfección entre lo que transmiten y lo que dicen.

Para ritmos tensos y de descontrol tenemos a “Prisión Mental”, una pieza que comienza con la banda creciendo lentamente desde unos tambores de guerra que luego dejan paso a un riff perfecto que deriva en una intensidad de sonido increíble. Gran trabajo de arreglos y producción, que se convierte en algo casi tribal que se mezcla con “Nada que perder”, donde aparece un costado más Heavy por parte de la voz (gran interpretación) y la banda amaga con un doble final tan frenético como épico. Y hablando de Heavy, llegamos a “Un nuevo edén”, un comienzo de balada suave, con cuerdas acústicas y una voz que no parece la que nos estaba arengando hasta el momento… Pero lo es. Una canción que al principio parece desentonar con el resto del disco… Pero no, tiene su tempo hecho a medida de este concepto, no está metida allí porque sea más “radiable”, para nada, letra que se va tensando, incluso con un par de fraseos de Rap para llegado el momento reventar sin misericordia. ¿Extraña? Un poco, pero es de esos elementos que, a medida que le damos varias escuchas al disco, se va haciendo un hueco importante.

De nuevo a la intensidad hasta el final del disco, “Golpes de realidad” lo combina todo, el tercio, de nuevo, parece estar más cercano al Heavy, pero no ceden ni un paso en ese desprecio, en esa parte oscura y baja de la sociedad (donde nos han ido metiendo poco a poco) que es la lanza que parte la banda en este disco llamado “Extinción”. “Mi redención” y “Requiem” son las adecuadas para cerrar el disco, que nos deja agotados por ese diálogo continuo y plagado entre la banda y sus demonios. Otra vez las combinaciones de estilos, con mucho Groove, mucha violencia y, cada vez, más detalles y efectos que le suman al trabajo, y mucho, sin “maquear” la voz, al contrario, resaltando sus virtudes.

Un gran disco, donde CENIZAS DEL EDEN tiran de todo el oficio que llevan encima, donde cada uno de los bolos en su gira anterior les ha dado más versatilidad, les ha mejorado el sonido y, sobre todo, han sabido plasmar todas las influencias que cada uno lleva. Un disco que marca un antes y un después en la banda, “Extinción” es un trabajo que, la verdad, te motiva a mirar sus fechas y no perdértelos en directo, porque si son un 70% de lo que insinúan en el disco, esa noche es de terminar hospitalizado.

Puntuación

Nota - 8

8

Nota

Sin medias tintas, sin complicaciones en el léxico, sin etiqueta que valga, con cuidada brutalidad: así es como suena “Extinción”, tercer trabajo de CENIZAS DEL EDÉN. Un disco que hace pie en la brutalidad, dejando ambientes de opresión y esa rebeldía que está a un paso del disturbio.

User Rating: 4.83 ( 2 votes)
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba