Críticas - Clásicos
Puntuación alta - recomendado

CORONER (SWI) “R.i.p.”

Noise Records, 1987

AUTOR: Daniel Gallar

Si hay un grupo que siempre he pensado que se mereció mucho más reconocimiento del que tuvo (aparte del “éxito” en sí que a veces es algo un poco aparte) es sin duda los suizos CORONER. Siempre que pensamos en el país transalpino pensamos automáticamente en CELTIC FROST. ¿O no es así? Bueno… ambas bandas son originarias de Zurich y fueron fundadas casi al mismo tiempo (CORONER en el ’83 y FROST en el ’84… aunque éstos últimos ya habían roto tímpanos y creado todo un subgénero con los míticos HELLHAMMER). Siempre he encontrado su música super interesante e intrigante la verdad. CORONER son, para aquellos que no los conozcan a estas alturas, una banda legendaria que yo calificaría sin problemas de “thrash técnico”. Un thrash diferente de lo que te podías encontrar en Alemania o por supuesto en EE.UU. Un thrash un poco “de vanguardia”, elegante y hasta “refinado” con una identidad y sonido muy definidos. Una banda que en ocho años nos brindó nada menos que seis álbumes en constante evolución y de una calidad innegable. Sí, puede que estuvieran a la sombra de CELTIC FROST (pero nunca compitiendo y me consta que siempre fueron buenos amigos de Tom G. Warrior) pero si se me apura igual de buenos y desde luego un grupo que supo cuándo separarse con todos los honores (que se lo digan a otros que sacan mierda tras mierda porque saben que van a vender sí o sí). Parece ser que desde 2016 han vuelto a la carga… a ver cuándo nos deleitan con un nuevo disco pues. 

He de decir que normalmente no soy muy fanático del metal técnico o progresivo, especialmente cuando se trata de thrash metal. Hay por supuesto excepciones, ya que todavía disfruto de un montón de bandas de ese género. Yo diría que CORONER ha sido probablemente una de mis bandas favoritas en este subestilo desde que empecé a escuchar este tipo de metal. Provenientes de la parte germana de Suiza, esta banda definitivamente tomó la influencia de otras bandas europeas de metal extremo de la época en cuanto a la brutalidad y energía que emanaba de su música. Ayudados y aupados siempre por su compatriota y amigo Tom G. Warrior (el alma indiscutible de HELLHAMMER y CELTIC FROST) en sus humildes comienzos, el vocalista y bajista “Ron Royce” (curiosísimo nombre/apodo) aportó su propio enfoque a la hora de cantar en su primer álbum completo “R.I.P.” en el año 1987. Lejos de ser “una banda más” en el por aquél entonces floreciente y excitante género llamado thrash metal, CORONER se dieron a conocer dentro de la escena por su estilo único e inconfundible. Algo así como los SABBAT en Reino Unido – aunque ambas bandas poco tenían que ver la una otra, claro está. Pero absolutamente geniales e inconfundibles en su contexto. Su superioridad en comparación con la mayoría de las bandas de la época en cuanto a la capacidad de composición y de tocar sus instrumentos tuvo un impacto significativo en la música que tocarían más tarde. Por ello como dije, siempre he pensado que los transalpinos podían/debían haber tenido más reconocimiento. Pero para aquellos que hemos disfrutado de ellos tantos años la verdad es que hasta nos gusta que sea un grupo semidesconocido, o por lo menos un grupo que no conoce hasta nuestra abuela. 

Metámonos en faena: “RIP” es el primer plástico de los suizos tras cuatro años de ensayos y dos demos (en una de ellas incluso Tom G. Warrior aparece de vocalista invitado). Dentro de la constante evolución en el sonido de CORONER, podemos decir de todas todas que el debut es su disco más crudo, corrosivo y directo. Escuchad temas como “Totentanz” o “Suicide Dream” que son dos auténticos tanques que se lo llevan todo por delante. Los riffs, cañeros y machacones, tienen pequeños destellos técnico/progresivos y ya apuntaban maneras y nos hacían ver lo que se avecinaba en sus siguientes discos. Por tanto: “RIP” es su disco más “thrash típico”, aunque no es “thrash típico” ni por asomo. La producción es ochentera a más no poder y quizás hoy en día queda algo trasnochada pero queda muy bien con el espíritu del disco. A mí personalmente me convence más que la del disco siguiente, el genial “Punishment for Decadence”, donde siempre pensé que el sonido de batería queda un poco sin vida y sepultado bajo la muralla sónica del bajo y guitarras. 

Ciñéndonos a “RIP”, mis temas favoritos serían “Reborn Through Hate”, que se convertiría en uno de sus temas más populares para la posteridad, “When Angels Die”, que es un poco diferente de los demás con un comienzo más tranquilo y buenas partes heavy/thrash melódicas posteriormente. Otra cosa que me gusta es esos interludios instrumentales intercalados a lo largo de la placa. Dan como un respiro al oyente y no era algo típico de bandas de thrash de la época. “Intro (Nosferatu) será un tema corto pero esas acústicas y esa atmósfera dramática que logran crear es muy especial”. 

A nivel global cada miembro toca sus instrumentos con absoluta maestría. Dicen muchos por ahí que quizás el único punto débil de los suizos ha sido siempre la voz de Ron Royce. Yo discrepo por supuesto. A mí personalmente siempre me ha gustado su forma de cantar. Sí, está claro que no se trata de un “cantante” como lo podría ser Belladonna de ANTHRAX, pero esas voces rabiosas semigruñidas un poco proto-death metal siempre me han gustado mucho y se han complementado muy bien con su sonido. No voy a negar que en CORONER las voces quedan quizás relegadas a un segundo plano y están ahí para dar atmósfera y un mensaje (las letras siempre excelentes e inteligentes por cierto) pero como mínimo siempre han sido muy correctas. Aparte de cantar, Ron es un prolífico bajista con unas líneas de bajo de lo más vanguardistas e interesantes. Quizás el punto álgido del disco es la guitarra de Tommy T. Baron. Vaya forma de tocar. He aquí el ejemplo de un excelente guitarrista que por alguna extraña razón nunca logró destacar como uno de los mejores del género. Marquis Marky se nos revela en este debut como un batería más que solvente con redobles muy interesantes y un más que notable dominio del doble bombo. 

Digamos que si diseccionamos los temas, el esfuerzo realizado por el super-trío transalpino para un álbum de debut es más que considerable. Desde el punto de vista de la composición, dentro de cada uno de sus temas hay más dinamismo, complejidad, cambios y trabajo en general que en discos enteros de algunas bandas de la misma época y estilo. Sin embargo, los suizos siempre han logrado no sonar pomposos o pretenciosos. En definitiva, “RIP” supuso el brillante comienzo de la interesantísima discografía de una banda casi de “culto”, diría yo, con un saber hacer que puede que no sea del agrado de todos pero que para aquellos que lo “pillan” es una auténtica delicia. Y lo mejor de todo es que fueron mejorando álbum tras álbum. ¡FANTÁSTICO!

Puntuación

Nota - 9

9

Nota

En definitiva, "RIP" supuso el brillante comienzo de la interesantísima discografía de una banda casi de "culto", diría yo, con un saber hacer que puede que no sea del agrado de todos pero que para aquellos que lo "pillan" es una auténtica delicia. Y lo mejor de todo es que fueron mejorando álbum tras álbum. ¡FANTÁSTICO!

User Rating: 5 ( 2 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Un comentario

  1. Una review de 5 ⭐ que te sumerge a las entrañas de una banda de maestros. Me fascina pensar en fusionar y escuchar al unísono un disco de ellos y uno de Death donde encuentro tanta similitud en el talante de su ejecución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar