Novedades

KHASM (FRA) “Trinity” CD 2018 (Sliptrick records)

Por Dani Olivar

“Desde el amanecer de los tiempos / la lucha que nunca acaba / oscuridad contra luz“ proclamaba la potente voz de Christophe Opresco en el primer tema del prometedor Ep debut de KHASM en 2016. Ahora, en 2018 y auspiciados por el sello “Sliptrick Records, el grupo francés  retoma la batalla presentándonos su primer larga duración, “Trinity”.

Lo que el cuarteto de Colmar nos presenta es un sólido trabajo que amalgama su particular trinidad de influencias. Aquí, el Padre seria sin duda el Thrash , el Hijo sería el Death y el Espiritu Santo, que todo lo envuelve y cohesiona, es el Hardcore. Los apóstoles de esta oscura religión, para la cual tengo que reconocer que se han ganado un adepto, casi un fanático en mi persona son: Philippe en las guitarras, Vicent Berger en el bajo, Kevin Talley a la batería y, el ya citado, Christophe a cargo de las voces.

Desde el primer corte, la propuesta es clara y deja entrever sus múltiples influencias. Tratándose de Francia, lo primero que nos viene a la mente es AGRESSOR  o LOUDBLAST , pero también FEARED, SIX FEET UNDER  y HATEBREED . La voz, más hardcore que thrash, se mueve entre la guturalidad y el desgarro aportando matices y más complejidad de la esperada consiguiendo no  caer en la monotonía. Por su parte, Philippe Bordmann destaca por su destreza en la ejecución musical y la composición deleitándonos con riffs que podríamos calificar como abrasadores y adictivos. La base rítmica es aplastante, rica y eficaz.

En los poco más de treinta minutos que dura el disco se suceden los nueve temas que lo componen. Nos encontraremos con lentas composiciones como en “Beyond” o la inicial “Shadows”, alardes de velocidad y precisión percusiva (“Spartan”, “Deathstroke” o “Rage”) y medios tiempos devastadores en “Rise” y “Cursed”. Todo destila brutalidad y destrucción controladas por una producción sobresalientemente clara y contundente.

Quizá lo que KHASM nos propone no sea lo mas moderno o innovador, pero, ¿Quién lo necesita? ¿Quién lo pide cuando la efectividad de su demoledor sonido, la precisión en sus estructuras y su impecable ejecución nos imbuye en una catártica comunión de oscuridad y ferocidad? Por eso cuando el disco se cierra con “Dedication” no podemos hacer otra cosa que unirnos al coro con devoción ciega y esperar a que la noche nos envuelva en su manto. Sin temor. Amén

Nota - 8.5

8.5

Nota

Lo que el cuarteto de Colmar nos presenta es un sólido trabajo que amalgama su particular trinidad de influencias. Aquí, el Padre seria sin duda el Thrash , el Hijo sería el Death y el Espiritu Santo, que todo lo envuelve y cohesiona, es el Hardcore.

User Rating: 4.46 ( 4 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar