Criticas - novedades
Puntuación alta - recomendado

VREDEHAMMER (NOR) «Viperous»

Indie Recordings, 2020

AUTOR: Cesar Luis Morales

Una de mis mitologías favoritas es, sin duda, la nórdica. Thor, hijo de Odín y el más grande de los Aesir, protector de los hombres, de las cosechas, dios del trueno y veinte mil cosas más… Cómo el resto del panteón nórdico, sabía de antemano que moriría en el Ragnarok, enfrentándose a Jörmundgander, la titánica serpiente que rodeaba con sus anillos a Midgard, la Tierra. Y aun así, allá fue a la batalla, sonriente, encendidos los ojos, rubicunda la barba… empuñando su martillo Mjølner ¡Colorea y aprende con Thëo!

Colorea y aprende con Teo (o Thëo) o cabalguemos todos juntos hacia Valhalla. Porque hoy la cosa está calentita, calentita. Tan caliente como estaba la fragua de los enanos Sindri y Brokk, que fueron los que forjaron el arma de Thor. Y, ahora, imaginaos como sonaría aquella fragua de dónde salió el mítico martillo. No hace falta que os lo imaginéis. Pinchad el último trabajo de los noruegos VREDEHAMMER y dejad volar la imaginación. Las primeras notas de este “Viperous” ya te enganchan y te hacen abandonar todo lo que estés haciendo para prestar el 100% de tu atención. ¿Y estos teclados? Vale, no pasa nada, he escuchado a ULVER y a gente así, haciendo cosas raras… pero como salta el tema (“Winds of Dysphoria” se llama el engendro) a convertirse en un ataque de primer orden en todos los sentidos: la voz de Per Valla y su guitarra, el arsenal blast-beats de Kai Speidel… Caliente y percusivo como para forjar el Mjølner de nuevo.

Si piensas que ya con el primer tema te dejan arrasado, espera lo peor, porque “Aggressor” viene perfectamente balanceado: los riffs afilados, la voz agresiva, el medio tiempo de la bateria, el gancho melódico y la sensación de que hay discos que están grabados al 11 (en una escala del 1 al 10). Parece que en cuanto empiezan a sonar los altavoces están disparados; luego te das cuenta de que no, de que están al mismo volumen de siempre y que son estos tarugos de debajo del Círculo Polar Ártico los que vienen asilvestrados. Porque el siguiente tema sacude todo lo que encuentra a su paso; “Suffocate all light” es eso, precisamente, los titánicos anillos de Jörmundgander apretando cada vez su presa y ahogando toda luz (¿qué manera de aporrear es esa, Kai?). Y menos mal que a mitad de tema, rebajan el ritmo, pero esa densidad de teclados sigue abrumando… El tema homónimo lleva la perfecta conjunción de toda la carga de riffs con el doble bombo de Kai, una estructura densa y fluida como el mercurio pero que alberga unos solos melódicos entre toda la agresión pura y dura.

“Skinwalker”… sin palabras… un tema que tienes que escuchar… VREDEHAMMER en estado puro; como su propio nombre indica, un martillo de ira. Pero es que aquí los teclados ya son de otra galaxia, y no, no son sinfónicos, son… son VREDEHAMMER (¡que hay que decírtelo todo, coño, escúchalo!) El trabajo de guitarras de Per y su compañero Kristoffer Hansen en el siguiente tema, “In Shadow” se mete en unos derroteros realmente interesantes, aunando lo más Tech e hibridando lo Thrash con el Death y el Black con una facilidad y una fluidez pasmosa, ¡digno de escuchar nuevamente! (¡y los omnipresentes teclados!). Que Per se ha dado un gustazo en grabar lo que le apetecía es un hecho y que tenía ganas de meter esas programaciones es un hecho tan contundente como Mjølner, porque “Wounds” está ahí, saturado hasta la saciedad, pero nítido y nuevamente esa sensación de que el disco está grabado al 11. ¡Y cómo gusta! Pero, ¿y el inicio de “Any place but home”? Pero, pero, pero… si tiene más Groove que los Pantera… y para cerrar, “From a spark to a Withering Flame”, que no se puede acabar un disco de una manera más asfixiante, más densa, más gélida y más magistral (como el título promete, de una chispa a una llama fulminante, porque el leit motiv es un riff sencillo, pero esa repetición ad nauseam… lo dicho, ¡magistral!)

Es indudable que el Mjølner era un arma magnífica, empuñada por Thor dio muerte a Jörmundgander, la serpiente del mundo, en la batalla del fin del mundo, el Ragnarok. Hasta entonces, podemos escuchar a este otro martillo, al que empuña la mente maestra de Per Valla y que lleva por nombre VREDEHAMMER.

Puntuación

Nota - 9.2

9.2

Nota

Es indudable que el Mjølner era un arma magnífica, empuñada por Thor dio muerte a Jörmundgander, la serpiente del mundo, en la batalla del fin del mundo, el Ragnarok. Hasta entonces, podemos escuchar a este otro martillo, al que empuña la mente maestra de Per Valla y que lleva por nombre VREDEHAMMER.

User Rating: Be the first one !
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También puedes leer:
Cerrar
Botón volver arriba